Contacta con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Escríbenos un correo electrónico a info@granadarepublicana.es

miércoles, 30 de noviembre de 2011

El creciente rechazo de la monarquía


Ramón Pedregal Casanova

Crónica Popular

30/11/2011

Con el lema República y Derechos Humanos, Granada acogió los días 25 y 26 de noviembre, las X Jornadas Republicanas Federales, organizadas por la UCR, Unidad Cívica por la República. En las anteriores convocatorias de estas Jornadas, celebradas en Pamplona y en Valencia, el interés porla República se percibía por la numerosa asistencia de ciudadanos y por la respuesta tan positiva de las personas asistentes a las propuestas y postulados republicanos. En ésta última convocatoria, realizada por la sección de Andalucía de UCR, la respuesta y el seguimiento, han resultado enormemente positivos, fortaleciendo las relaciones de UCR con la ciudadanía que se republicaniza.

Lo ha hecho desentrañando las contradicciones del régimen monárquico y, recogiendo y transmitiendo, con fidelidad, los valores republicanos desde la realidad política actual, la única perspectiva de futuro cada vez para más gente Para refrendar lo hasta aquí expuesto sería suficiente con destacar una de las aportaciones hechas por José Manuel Martín Medem, ex corresponsal de TVE en La Habana y Bogotá, y codirector de Crónica Popular. Martín Medem reveló que en la última encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) se encuentra un dato que no ha sido difundido por ningún medio de comunicación. O, dicho de otro modo: ha sido censurado por los medios ¿son tan afines al régimen monárquico que callan la voz del pueblo?

El estudio se terminó en periodo electoral y revelaba que el 50% de la población española rechaza la monarquía. Y eso sin que los republicanos hayan tenido acceso a ningún medio de difusión de masas, cuyas empresas editoras se arriman allí donde puedan sacar dinero. Medem añadió que puede ocurrir que, sin que pase mucho tiempo, si estas empresas ven que las cosas continúan por ese camino empezarán a declararse «republicanas de toda la vida», ellas mismas o sus empleados conocidos, sus «profesionales».

La conferencia de Julio Anguita, ex coordinador general de IU y ex secretario general del PCE, al que presentó Víctor Díaz Cardiel, vicepresidente federal de UCR y ex preso político antifranquista, tomaba como título Democracia, Derechos Humanos, República.

Con la Sala de Conferencias La Bombonera, de la Universidad de Granada, abarrotada de ciudadanos con las puertas de entrada abiertas porque se concentraban hasta fuera de la sala para seguir la conferencia por las pantallas instaladas, su discurso desmenuzó críticamente el momento actual, animó a asumir responsabilidades para cambiar la relación de fuerzas, y dejó claro que el problema actual es del sistema no es de los individuos gobernantes, que porque cambien de caras no va a cambiarse la sociedad, que hacen falta más fuerzas para hacer respetar los Derechos Humanos, la Democracia.

Y, según afirmó, eso sólo puede ser en un sistema republicano. En un sistema en el que la voz del pueblo, consciente, participativo, responsable, crítico, sea lo principal. En un sistema republicano que es en el que se encuentran los valores que el régimen monárquico no tiene: ética, igualdad, y justicia.

Otras intervenciones destacadas por la atención que suscitaron fueron las de Manuel Ollé Sesé, abogado penalista experto en crímenes de lesa humanidad y presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, que habló en torno a Los Derechos Humanos en el Mundo. Con un discurso ordenado y clarificador repasó la situación política y los derechos humanos en el mundo, y la situación en España, así como el incumplimiento de los Tratados Internacionales, tantas y tantas veces desobedecidos.

Pero, además, denunció el silencio de los diferentes gobiernos, desde la muerte del dictador hasta hoy, silenciando o tergiversando la realidad actual en España y su actuación con respecto a los derechos humanos sobre todo en lo que se refiere a la Memoria Histórica, sin olvidar otros tantos asuntos que atañen a la sociedad que gobiernan desde la más alta instancia.

Por último, hay que destacar la conferencia titulada De la Transición al 15-M, de Juan Carlos Monedero Fernández-Gala, profesor de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad Complutense de Madrid. El profesor Monedero subrayó que las limitaciones impuestas desde fuera y las imposiciones desde dentro por los diferentes poderes y en el ambiente de guerra fría hicieron de la Transición un campo de lucha en el que se frustraron muchas aspiraciones populares.

Pero, tal como puso de relieve, cuando todo parecía hecho, el 15-M sobrepasó los límites impuestos y la nueva generación ha abierto una grieta importante en el muro de silencio y ha dado un impulso a la movilización ciudadana que ha transformado la atmósfera social. Para Monedero, el 15-M partió de la ambigüedad pero ha ido superando etapas y concretando con el tiempo objetivos y propuestas, hasta asumir o aceptar la importancia de la República como alternativa.

Clausuró estas Jornadas Republicanas Federales convocadas por Unidad Cívica por la República, el militar demócrata José Luis Pitarch Bartolomé, presidente federal de UCR y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Valencia.

http://www.cronicapopular.es/?p=5240

* En la imagen, el mentado José Luis Pitarch (d), durante su intervención en la apertura de las Jornadas, junto a Baltasar Garzón Garzón (c) y José Luis García Puche (i), vicepresidente y presidente, respectivamente, del colectivo UCAR-Granada.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Arrancan este viernes la X Jornadas Republicanas, en las que el juez Garzón hablará de Derechos Humanos


Europa Press

24/11/2011

Granada acoge este viernes y sábado las X Jornadas Republicanas Federales que, organizadas por la Unidad Cívica Andaluza por la República (UCAR), reunirán a profesionales de los medios de comunicación, a expresos políticos antifranquistas, a expertos en Derecho, como el juez Baltasar Garzón, que hablará sobre ‘Los Derechos Humanos en el Mundo’, o a políticos como el excoordinador general de IU y exsecretario general del PCE Julio Anguita.

Las jornadas, que tendrán lugar en la Sala de Conferencias ‘La Bombonera’ del Complejo Administrativo Triunfo, serán inauguradas a las 10,00 horas de este viernes por el presidente federal de Unidad Cívica por la República (UCR) y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Valencia, José Luis Pitarch Bartolomé, que estará acompañado por el presidente de UCAR, Juan Morillo, y por el presidente provincial de UCAR-Granada, José Luis García Puche.

A lo largo del día se debatirá sobre ‘Republicanismo y Federalismo’, ‘Mujer y República’, ‘Medios de Comunicación y República’ y, para concluir, acerca de ‘Democracia, Derechos Humanos y República’, con la participación en este último caso del vicepresidente federal de UCR y expreso político antifranquista, Víctor Díaz Cardiel, y Julio Anguita.

Ya el sábado, de 10,30 a 12,00 horas el portavoz provincial de UCAR-Granada, José María García Labrac, el magistrado Baltasar Garzón, y el abogado penalista experto en crímenes de lesa humanidad y presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, Manuel Ollé Sesé, hablarán sobre ‘Los Derechos Humanos en el Mundo’.

A las 12,00 horas el turno será para el análisis del secretario provincial de UCAR-Granada, Juan Pablo Segovia, y del profesor de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid Juan Carlos Monedero acerca de los cambios en el país ‘De la Transición al 15-M’, y la clausura, a las 13,30 horas, correrá a cargo de Pitarch Bartolomé.


martes, 22 de noviembre de 2011

Madrid y Granada planean actos republicanos


Se celebrarán el Encuentro Estatal Republicano en Madrid y las X Jornadas Republicanas Federales de UCR en Granada

Miguel Aguilar

Tercera Información

20/11/2011

El sentimiento republicano en nuestro país crece cada día en contra de lo que nos quieren hacer creer. En los tiempos que corren, la sociedad se va dando cuenta progresivamente que es necesario un cambio total, y ese cambio no es otro que la III República.

Madrid y Granada acogerán en próximas fechas distintos actos de apoyo a la causa republicana en nuestro país. En la localidad andaluza se llevarán a cabo las X Jornadas Republicanas Federales de UCR, mientras que en Madrid tendrá lugar el Encuentro Estatal Republicano.

En relación al primer evento, fechado en los días 25 y 26 de noviembre, se celebrará en la sala "La Bombonera" del Complejo Administrativo Triunfo (ver fotos), en Granada, la décima edición de las Jornadas Republicanas Federales de Unidad Cívica por la Republica. El acto, bajo el lema “República y Derechos Humanos”, será inaugurado por el presidente federal de UCR José Luis Pitarch Bartolomé, así como contará con la presencia de José Manuel Martín Medem, ex corresponsal de TVE en La Habana, Víctor Díaz Cardiel, vicepresidente federal de UCR, Julio Anguita, ex coordinador general de IU y ex secretario general del PCE o Baltasar Garzón, magistrado de la Audiencia Nacional, entre otras personalidades.

En Madrid, por su parte, se celebrará el 3 de diciembre el Encuentro Estatal Republicano en los locales del Club de Amigos de la UNESCO. Como explica la organización del acto, el objetivo es “avanzar en el fortalecimiento de una opción republicana que se constituya en alternativa real al actual régimen monárquico”, además de ser una oportunidad para “poner en común experiencias y prácticas para alcanzar el máximo acuerdo que sume esfuerzos entre quienes trabajamos para la consecución de la III Republica en España."

Desde el Partido Comunista, organizador del acto, exponen las causas por las que es necesaria una alternativa republicana en nuestro país: En primer lugar por la crisis y las medidas neoliberales que se están impulsando para salir de ella, siendo palpable como éstas no hacen más que perjudicar al conjunto de la sociedad, por otro lado, luchar contra la impunidad del franquismo, solucionar tanto las tensiones existentes por el modelo territorial, como el problema de la sucesión monárquica, además, la reforma de la constitución.

Los principios del Encuentro Republicano son los siguientes:

  • A. La inequívoca superación del modelo constitucional salido de la Transición, y de denuncia frontal al monarca y a la institución monárquica, como planteamiento y actitud inexcusable republicana.
  • B. Salto cualitativo, pasando del mero sentimiento, gestos y proclamas republicanas a la organización, propuesta y visibilidad de la alternativa;
  • C. Posicionar la Republica como alternativa a la crisis, a la recuperación de la Memoria Histórica y, obviamente, a las limitaciones y agotamiento del actual modelo de Estado.
  • D. Socavar el modelo actual en bases a cimentar juntas republicanas en múltiples actos ciudadanos: sindicatos estudiantes, profesionales, vecinos cargos públicos de las instituciones, etc…,
  • E. Involucrar a la juventud como sujeto colectivo fundamental de esta alternativa de futuro.


sábado, 19 de noviembre de 2011

Elecciones 20-N. En el día de reflexión


Julio Anguita, Miguel Candel, Salvador López Arnal, Manuel Monereo, Ramón Pérez Almodóvar, Miguel Riera, Antonio Santamaría y Jorge Verstrynge.


19/11/2011

Tanto las sociedades como las personas evolucionan, mezclando continuidad, cambio y ruptura. Hay momentos y momentos. Hoy toca la ruptura. SI bien puede parecer que las personas no hacen la historia y que la dirigen quienes tienen el poder, esto es una verdad a medias. Cuando los trabajadores, los pueblos, las mujeres y los hombres comunes y corrientes se organizan, se dotan de un proyecto y se movilizan, ellos y ellas marcan la historia. En este contexto, eso es más necesario que nunca pues vivimos una etapa sustancialmente nueva y, sobre todo, peor. Si no tomamos nota de esto, no tendremos fuerza para resistir y mucho menos para pasar a la ofensiva.

Desde hace tres años, vivimos un estado de excepción decretado por el capital financiero internacional y que tiene a la Unión Europea como instrumento dedicado a desposeer a la ciudadanía de sus derechos políticos, sociales y sindicales, y como herramienta para forzar la renuncia a la soberanía popular en cada uno de los Estados. Es el llamado Consenso de Viena, la versión europea del Consenso de Washington, aplicado en el territorio europeo y en sus Tratados de Libre Comercio con terceros países.

Este estado de excepción tiene dos características: el predominio de los poderes reales, de hecho, y la suspensión del Derecho.

En nuestro país, este Estado de Excepción está significando el desmontaje sistemático de los nodos democrático-sociales de la Constitución de 1978 y el tránsito hacia un nuevo régimen que podemos muy bien denominar demediada democracia oligárquica. Es decir, un sistema dirigido y organizado por el capital y puesto a su servicio. Es eso que en las calles se dice: la dictadura de los mercados, del 1%.

Creemos que estas elecciones, lo decimos en el día de reflexión, serán fundacionales. Gane el PP (lo más probable) o gane el PSOE, lo que sería un milagro, la clase política reinante en nuestro país va a transitar hacia un nuevo régimen político. Estas elecciones legitimarán esa operación. Nadie se ha atrevido a decir esto, pero es lo que realmente está en juego en estas elecciones. Por eso es absurdo, a nuestro entender, hacer discursos y realizar propuestas como si nuestro país viviese una situación normal y como si el orden constitucional fuese el mismo de la etapa anterior.

Estamos ante una reforma constitucional al margen de la voluntad popular y de unas formas mínimamente democráticas, dirigida por el capital financiera, por la Banca, de ahí que hablemos de una democracia oligárquica. El primer paso fue el desmantelamiento de los derechos laborales en junio 2010, en pleno mundial de fútbol; el segundo se concretó en La Moncloa, en la reunión de los 35 empresarios más poderosos con Zapatero. Lo siguiente fue declarar el estado de excepción para tomar el control de AENA, operación sustentada en demonizar a sus trabajadores para encubrir la privatización de la empresa a un precio más barato: ninguna empresa asumiría los altos costos laborales de los trabajadores de AENA.

Zapatero siguió con sus medidas neoliberales por orden de Merkel y Sarkozy, mientras Goldman Sachs, que realizó las auditorías de las cuentas griegas (y que entonces sí cumplían con los requisitos para entrar en el euro), ahora controla el Banco Central Europeo.

Ha caído Grecia, está cayendo Italia y Dolores de Cospedal reconoce a pocos días de las elecciones que Rajoy no ha dicho lo que de verdad va a hacer: seguir apretándonos el cinturón porque ellos llevan tirantes. El PP empieza como acabó en 2004: mintiendo.

Lo que viene, ya lo sabemos: lo que en América Latina se denominó un ajuste estructural permanente o la larga y triste noche neoliberal: usar el chantaje de la deuda soberana para subordinar los Estados y a sus ciudadanos a los intereses del capital financiero; limitar sustancialmente los derechos sociales y sindicales y liquidar lo que queda de movimiento obrero organizado. Como enseña Esperanza Aguirre en Madrid, el neoliberalismo tiene voluntad "contrarrevolucionaria". Esto implica crear un tipo de sociedad y de Estado que haga irreversible el capitalismo realmente existente y la estructura de poder que lo mantiene.

Por eso, creemos que hoy tenemos que reflexionar para pasar a la acción y nada será igual como antes: ni el discurso, ni los mensajes, ni los símbolos. Nuestra propuesta no es nueva, sino forma parte de un sentido común que empieza a ser en nuestro país una aspiración de muchos y que solo las viejas inercias y prácticas, viejos hábitos, no dejan alumbrar lo nuevo. No dan cabida a la creatividad que viene de abajo.

Lo que proponemos es el M3R: organizar una amplia convergencia política y social para construir el Movimiento para la Tercera República (M3R).

En él, nadie tiene que renunciar a su propia identidad ni a anteriores pertenencias. Se trata de confluir en la acción y en el proyecto para generar una nueva identidad plural en torno a la ruptura democrática-republicana; es decir, aspiramos abiertamente a conseguir la Tercera República en el Estado español, para unir pueblos e identidades que recojan los intereses y las aspiraciones de las mayorías sociales, sin nostalgias de la primera o de la segunda. Soberanía popular y poder constituyente para dar vida un nuevo Régimen republicano-federal fundado en la democracia económica, social y cultural, con el objetivo constitucional de construir una sociedad de mujeres y hombres libres e iguales emancipada del mal social de la explotación, la discriminación y el dominio. En resumen, forjar entre todas y todos un nuevo consenso mayoritario para lograr la ruptura con un período histórico caduco, que no termina de morir y que nos bloquea el presente y amenaza nuestro futuro.

Suscriben el presente artículo Julio Anguita, Miguel Candel, Salvador López Arnal, Manuel Monereo, Ramón Pérez Almodóvar, Miguel Riera, Antonio Santamaría y Jorge Verstrynge.

http://www.unidadcivicaporlarepublica.es/index.php/opinion-actualidad/politica/2950-elecciones-20-n-en-el-dia-de-reflexion

* Dibujo del maestro Azagra.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Recordatorio - X Jornadas Republicanas Federales - “República y Derechos Humanos”


Como bien sabéis muchos de vosotros, los próximos días 25 y 26 del presente mes de noviembre, celebramos en Granada las X Jornadas Republicanas Federales de Unidad Cívica por la República (UCR), dedicadas en esta ocasión a la relación de la causa republicana con la lucha por el cumplimiento de la Declaración Universal de Derechos Humanos en el mundo.

Os esperamos en "La Bombonera" del Complejo Administrativo Triunfo (ver fotos).

Nos vemos, gente.

Salud y Tercera República, desde la ciudad de los cármenes.



domingo, 13 de noviembre de 2011

Democracia y crisis: salir de Termidor


Gerardo Pisarello


11/10/2011

La agudización de la crisis ha colocado a la democracia en el centro de una áspera disputa. En Nueva York y Atenas, en El Cairo y en Madrid, en Marsella, Londres, Barcelona o Reikiavik, miles de jóvenes precarios, trabajadoras y trabajadores despedidos, maestros, pensionistas, personas hipotecadas e inquilinos expuestos al desahucio, artistas, migrantes, periodistas e internautas, vecinos afectados por la privatización o el deterioro de la sanidad, la educación, el agua o el transporte, denuncian la degradación de la vida política y económica. Afirman que no quieren ser «una mercancía en manos de políticos y banqueros». Y exigen, en un grito que atraviesa el planeta: “¡Democracia real ya!”.

Esta demanda democratizadora contrasta de manera visible con el desconcierto o la pasividad de las clases gobernantes. En su boca, la democracia continúa presentándose como el más legítimo de los regímenes políticos. Mientras tanto, el grueso de los elementos con los que esta suele identificarse —el gobierno de las mayorías, el pluralismo político, la protección de las minorías vulnerables, la vigencia de libertades públicas amplias— se encuentra en crisis. Decisiones cruciales para la seguridad material y la autonomía de amplios sectores de la población son adoptadas por grupos privados carentes de legitimidad electoral o de control ciudadano alguno. Entidades financieras, grandes inversores, oligopolios informativos, agencias de calificación de deuda, empresas transnacionales, concentran un poder inédito, capaz de colonizar partidos, parlamentos y tribunales y de reducir consignas como las de «una persona un voto» a poco menos que quimeras.

Naturalmente, la percepción de estos fenómenos está condicionada por la idea de democracia que se profese. Las concepciones liberal-tecnocráticas dominantes, de hecho, minimizan esta distancia entre el ideal democrático y su práctica efectiva. Para ello, suelen reducirlo a una simple técnica de recambio periódico de las élites gobernantes. Esta concepción restrictiva de la democracia, que permite descalificar como demagógica o maximalista cualquier crítica que pretenda mirar más allá de estas premisas, oculta, no obstante, su sentido histórico profundo. Y acaba por dar cobertura a regímenes que, cada vez más, operan como oligarquías isonómicas, es decir, como regímenes controlados por minorías económicas que apenas admiten, de manera selectiva, el disfrute de algunas libertades públicas.

Esta tensión entre democracia y oligarquía, o si se prefiere, entre Constitución democrática y Constitución oligárquica, no es desde luego nueva. Fue lúcidamente entrevista por pensadores como Aristóteles y atraviesa la historia de la humanidad desde la Antigüedad hasta nuestros días. En ella no faltan, al igual que hoy, teorías y prácticas empeñadas en despojar al principio democrático de su componente igualitario y emancipatorio, marginándolo o reduciéndolo a una pieza inofensiva de la organización social. Estos intentos se han presentado bajo diferentes ropajes. Como necesario antídoto contra la «tiranía de las mayorías». Como defensa de la Constitución mixta frente a la Constitución popular, siempre expuesta a los «humores de la multitud». O simplemente como una apuesta por la democracia limitada, moderada, frente a la extremista democracia pura o absoluta. Dispuestos a ganar el sentido común, estos argumentos han intentado cubrirse con la bandera de la moderación, del rechazo a la hybris, al exceso. Pero han dado voz, invariablemente, a temores e intereses exaltados, vinculados a posiciones elitistas y a plutocracias de diverso signo.

Que para identificar esta persistente corriente antidemocrática se evoque a Termidor no es baladí. Termidor fue el mes —según el calendario revolucionario francés— en que tuvo lugar el golpe de Estado de 1794 contra el movimiento democrático que surgió de la caída de la Monarquía y de la proclamación de la República. Dicho golpe supuso la interrupción de un proceso vigoroso de lucha por la extensión de los derechos políticos y sociales de la población, comenzando por sus miembros más vulnerables. Desde entonces, Termidor ha quedado identificado con los procesos de desdemocratización realizados en nombre de la gran propiedad y del gobierno de los notables (y a veces, también, con la degradación burocrática y despótica de las reacciones contra otras tiranías o plutocracias).

De ahí su importancia en los tiempos que corren. Y es que la llamada globalización neoliberal, el capitalismo financiarizado al que ha dado lugar, también podría considerarse el último capítulo de Un largo Termidor. De una honda recomposición en las relaciones de poder que, apelando al ideal democrático, ha acabado por desnaturalizarlo en beneficio de un orden constitucional con fuertes componentes oligárquicos. Esta contrarreforma tiene una fuerza innegable. Pero no es inevitable ni irreversible. Como ocurre con otros conceptos usados en vano, la noción de democracia puede ser rehabilitada, rescatada del naufragio. Para comenzar, si se vincula a su mejor herencia histórica. La que entronca con el constitucionalismo revolucionario de los siglos XVII y XVIII, con el constitucionalismo democrático republicano de entreguerras, en el siglo XX, e incluso con experiencias como las del llamado nuevo constitucionalismo latinoamericano, ya en el siglo XXI. La que va de Efialtes y Aspasia de Mileto a Thomas Paine y Karl Marx, de Flora Tristán y Rosa Luxemburgo a Patrice Lumumba y Martin Luther King. Ello nos ayudaría a verla, no ya como un simple mecanismo de renovación de élites, sino como una inveterada tradición emancipatoria. Una de las pocas quizás, capaz de abanderar hoy las exigencias de millones de mujeres y hombres a favor del autogobierno político y económico de todas las personas y pueblos y de la reproducción sostenible de la vida en el planeta.


viernes, 11 de noviembre de 2011

Jaque al Rey


Javier Parra

Crónicas de Patergrado

10/11/2011

El rey está nervioso, y no es para menos. Algunas informaciones lo dicen, pero no haría falta ninguna para comprender que ni el monarca ni su casta pasan buenos momentos. Si la pasada semana la valoración del CIS suspendía por primera vez a la Casa Real, ésta semana el disgusto debe haber sido mayúsculo al saltar a las portadas de todos los periódicos y a las pantallas de todas las televisiones, la presunta implicación de Iñaki Urdangarín en un entramado para desviarse fondos públicos.

Me pregunto si veremos pronto declarar al presunto implicado, y si lo hará también su esposa, es decir, la infanta Cristina. Si eso sucediese sería señal de que algo se está moviendo en este país, y señal casi indiscutible de que a las estructuras que sostienen el régimen les estaría empezando a resultar molesta una Casa Real cada vez más impopular y sin visos de supervivencia siquiera a medio plazo.

La Monarquía ya ha comenzado su inevitable decadencia y caerá antes de lo que muchos pensaban, pero de forma distinta a lo que muchos desearíamos.

Si el 20N de 1975 con la muerte de Franco se dio inicio a una Transición controlada hacia una democracia de baja intensidad como la que hoy sufrimos, el 20N de 2011 dará comienzo también una Transición, quizá menos controlada, hacia un nuevo régimen que aún no se ha definido.

Decía Gramsci que en el claroscuro del viejo mundo que se muere y el nuevo que tarda en nacer, surgen los monstruos. No le faltaba razón. Los monstruos ya dominan nuestras vidas y han sometido la democracia a sus dictados, mientras el mundo entero se derrumba sobre nuestras cabezas a pasos agigantados.

Si hace 5 años cuando nació laRepublica.es apuntábamos que llegaría el momento en que habría una gran batalla ideológica que acompañaría el cambio de régimen en nuestro país hacia una República, ese momento ha llegado. Los distintos actores del conflicto político e ideológico toman unas posiciones cada vez más claras y en breve la Monarquía sólo será un muerto a quien nadie querrá agarrarse para no verse arrastrado.

La imputación de Urdangarín supone, de momento, un Jaque al Rey. Pero no desesperemos, no quedan muchas más jugadas hasta el Jaque Mate final.

http://javierparra.eu/?p=671

* Viñeta de Manel Fontdevila (Público, 11/10/2011).

martes, 8 de noviembre de 2011

Marcelino y nosotros


En recuerdo de Marcelino Camacho en el 1er aniversario de su fallecimiento

María Toledano


29/10/2011

La “desobediencia civil” representa la forma básica de acción política de la multitud.

Paolo Virno

Gramática de la multitud, Traficantes de Sueños, 2003

Toda una vida en las barricadas de la Historia. Toda una vida construyendo poder sindical, contrapoder social. Marcelino Camacho, un año después de su muerte, cómo pasa el tiempo, tan callado, en el panteón de los ilustres de la izquierda europea, explica la revolución científico-técnica y los problemas del neoliberalismo a sus compañeros de otra vida. Infatigable y cabal, desde sus primeros oficios a la dirección de CC.OO., Camacho ha representado la honradez del sindicalismo, la verdad del sindicalismo: el sindicalismo de clase. Los tiempos han cambiado y la forma de entender la política y las relaciones laborales también. El viejo sindicato partía de la centralidad del trabajo para explicar el mundo; la vida política arrancaba también de ese principio. Hoy, el trabajo, entendido como producción, desarrollo y relación social, se ha convertido en algo secundario, marginal. Las relaciones laborales fragmentadas, atomizadas, dominan las empresas y los modos de producción. Somos ya “empresarios de nosotros mismos”, como pronosticaba Foucault en los años setenta. Rompieron las grandes fábricas y el fordismo-taylorismo dejó sitio a la desregulación, la incertidumbre y la precariedad.

Marcelino, qué suerte tienes de haberte muerto a tiempo. El mundo, ya lo ves, cambia cada mañana. Los tradicionales esquemas y formas de combatir la injusticia laboral mutan. Dicen que ya no somos una clase: nos quieren segregar, disgregar. Nadie, como sabes, quiere formar parte de la clase obrera. Hemos perdido el prestigio revolucionario, la historia liberal nos arrastra hacia el fango y hemos pasado, comunistas, de dar miedo a dar pena, y de dar pena a dar risa. ¿Te acuerdas de Carrillo? Sigue vivo y fumando. Caprichos de la genética. Nos llaman, cuando lo hacen, clases medias empobrecidas por la crisis y cargamos, fiscalmente, con un estado de corrupción permanente. Firmaste, la vida es así, no te lo reprocho, aquella renuncia global que se llamó “Pactos de la Moncloa” y ni siquiera te hicieron, como a Santiago, “Padre de la Patria”. Esta visto, Marcelino, que tú no eras de los suyos. Eras demasiado obrero, demasiada clase obrera al natural, demasiada verdad en tu reivindicativa mirada para que te aceptaran en su club. Te cerraron la puerta. Sería por el jersey de Josefina. Casi mejor.

Ha pasado un año y las cosas no funcionan. Llaman crisis financiera a un atraco a mano armada perpetrado por la gran banca mundial. Imagino que sigues los acontecimientos y habrás visto por dónde nos ha llevado el PSOE. Reforma laboral tras reforma laboral: recortes de derechos. Incluso se han atrevido con una reforma constitucional amañada en los pasillos del Congreso para introducir el capitalismo financiero en el texto fundacional. Alemania, es su costumbre, anda con su conocido imperialismo mercantil y hace la guerra relámpago (Blitzkrieg) con el euro y sus propuestas, a modo de divisiones acorazadas. El resto, atrapados en las redes institucionales comunitarias, la burocracia europea, hacemos -cumpliendo muy bien, incluso con celo de subalterno alienado- lo que nos dicen. Una parte de la juventud anda revuelta con eso del 15M. No sé lo que pensarás de ese movimiento, pero seguro que lo mirarás con buenos ojos. Matizarías, sin duda, pero serías cómplice. Un revolucionario siempre es joven. Y, aunque esto no sea un valor en sí, el vigor y la potencia que tienen (aunque sus postulados sean difusos) ya no es el nuestro, Marcelino. Qué te voy a contar que no sepas.

Un año sin Marcelino Camacho. Es imposible olvidar tu menuda figura y tus manos habladoras. Los homenajes se suceden con motivo del primer aniversario del fallecimiento. Marcelino está en nuestra Historia. Es nuestra Historia. Pasarán los años y todo será diferente -nadie se acordará de nada, es el precio del futuro-, pero cuando se recuerde qué fue CC.OO. y su importancia, tendrá que aparecer tu sombra. Algunos compañeros, díscolos, ya sabes, mirarán hacia otro lado. Pese a su malentendida realpolitik, al caer la noche, solos, te recordarán también con un reguero de tristeza (culpable) en el rostro. Marcelino, ¡baja y llévatelos a todos!


* En la fotografía, Josefina Samper y Marcelino Camacho, en su casa del madrileño barrio de Carabanchel, durante el verano del año 2006.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Azaña y Alfonso XIII


Luis Arias Argüelles-Meres

A orillas del Narcea

03/11/2011

«Alfonso XIII: Es usted duro conmigo porque para usted será cierto que abusé del poder. Yo quería hacer algo grande en España.

»Azaña: Es increíble. Nadie le hubiera supuesto capaz de grandeza ni en su imaginación.

»Alfonso XIII: ¿Y usted tampoco lo cree?

»Azaña: Tampoco.

»Alfonso XIII: ¿Por qué?

»Azaña: Porque no es usted artista».

(De un diálogo ficticio que establece Azaña con Alfonso XIII, anotado en su «Diario» el 27 de mayo de 1932).

Cuando Rubalcaba, en estos días de precampaña, le echó en cara a Rajoy que no había hecho nada por España, ¿tendría presente el diálogo que se imaginó Azaña con Alfonso XIII que acabamos de reproducir en el encabezamiento de este artículo? Cuando don Mariano habló el otro día, creo que en Pontevedra, de sus desvelos por la felicidad de los españoles, ¿pasaría por su mente el título de un discurso de Azaña, «La República no hace felices a los hombres; lo que les hace es, simplemente, hombres», pronunciado en Valencia el 4 de abril de 1932? Y, por cierto, hasta tal extremo hemos llegado que en algún libro de máximas se cita esta frase de Azaña con la particularidad de que no aparece la palabra República. En su lugar figura «libertad».

Lejos, muy lejos, queda aquella campaña de 1982, en la que Felipe González leía y repasaba continuamente las «Memorias» de Azaña en el autobús electoral. Lejos quedan también aquellos años noventa en los que, de la mano de Jiménez Losantos, la derecha más recalcitrante intentó apropiarse de la figura de Azaña hasta el extremo de que Aznar confesó su admiración por el estadista republicano, si bien no tardaría mucho el PP en ensalzar a ciertos reinventores de nuestra historia contemporánea con los planteamientos más reaccionarios que imaginarse cabe.

En todo caso, lo que marca el momento presente de nuestra vida pública es la mediocridad de la mal llamada clase política, donde la izquierda de siglas ni siquiera lee a Azaña, donde la derecha no va más allá de los mensajes más ramplones, que le son suficientes ante un PSOE que confió en la calamitosa figura del señor Rodríguez Zapatero. Y, sin embargo, lo que se discute, o parte de lo que se discute, es la capacidad del rival para hacer algo por España y es también aquello que los ciudadanos pueden esperar de una propuesta política que parece aspirar nada menos que a contribuir a la felicidad de sus representados.

Nada tiene que ver Rajoy con Alfonso XIII, pero, desde luego, no se espera de él la grandeza imprescindible para que la vida pública mejore sustancialmente. Y, por tanto, es presuntuoso que pretenda prometer que hará una política que termine con la indignación y el desengaño que tanto afloran en la ciudadanía.

Nada tiene que ver Rubalcaba con la talla intelectual de Azaña, y el hecho de que acierte en señalar las carencias de su rival no lo convierte ni de lejos en el gran estadista que este país necesita.

Pero, en todo caso, se están discutiendo cosas que en su momento abordó Azaña, eso sí, desconociendo la obra y el pensamiento del intelectual republicano. Y esto es algo que no sorprende a nadie, entre otras cosas, porque el propio don Manuel advirtió que uno de nuestros mayores defectos como país consistía en desconocer la obra de las generaciones anteriores: «Los españoles no nos aprovechamos del esfuerzo ni del saber de nuestros antepasados: todo lo fiamos a nuestro escarmiento personal… Los españoles no heredamos ninguna sabiduría. Cada cual aprende que el fuego quema cuando pone las manos sobre las ascuas».

Y es tan sorprendente y de tanto calado la actualidad de Azaña en este final de precampaña que, según datos arrojados por la última encuesta del CIS, la monarquía suspende por vez primera desde la transición a esta parte.

No sería riguroso aislar este dato del hartazgo que la ciudadanía siente ante la mal llamada clase política en general, porque lo que se rechaza es sobre todo un sistema bipartidista (cada vez más parecido a lo que fueron Cánovas y Sagasta) que se niega a regenerarse. El PSOE recibirá su castigo en las urnas por la pésima actuación de Zapatero. Pero el candidato que se sabe ganador no lleva en su propuesta la limitación de mandatos, las listas abiertas, la guerra declarada contra el nepotismo y la corrupción, la garantía de independencia del poder judicial, el fin de las sinecuras de los políticos, la apuesta por un sistema educativo que no renuncie al saber, el fin del despilfarro en las administraciones públicas, y así un largo etcétera.

No sería descartable, hablando de la sorprendente y silenciada actualidad de Azaña, que el camino de la regeneración política pudiese desembocar en un republicanismo al que la izquierda de siglas traicionó, y al que la derecha siempre tuvo resquemor. No hablamos de inmediateces, sino de posibles inicios de andaduras que pueden y deben marcar esa hoja de ruta a la que la izquierda nunca debió renunciar.

Acaso, ante la necesidad de reinventarse, el PSOE descubra nuevamente el fuego. Tiempo al tiempo.

Luis Arias es autor del libro “Azaña o el sueño de la razón”. Nerea. Madrid, 1990.

http://blogs.lne.es/luisarias/2011/11/03/azana-y-alfonso-xiii/#more-704

jueves, 3 de noviembre de 2011

Baltasar Garzón y Julio Anguita participarán en las X Jornadas Republicanas


Agencia Efe

28/10/2011

El juez Baltasar Garzón y el excoordinador general de IU, Julio Anguita, entre otros, participarán los próximos 25 y 26 de noviembre en las X Jornadas Republicanas Federales en Granada, que en esta edición versarán sobre república y derechos humanos.

Según ha explicado a Efe el portavoz y responsable de Finanzas de la Junta Directiva de la Unidad Cívica Andaluza por la República (UCAR) en Granada, José María García, se trata de la primera vez que esta ciudad andaluza acogerá este ciclo que en su cita de 2010 se celebró en Valencia y que otros años se ha desarrollado en Pamplona, Sevilla o Madrid.

La finalidad del encuentro es la de extender la cultura republicana entre la sociedad así como "difundir otros valores distintos a los de la monarquía, como los valores de los derechos humanos", ha explicado García.

El excoordinador General de IU y exsecretario del PCE Julio Anguita participarán en una conferencia el día 25 bajo el título "Democracia, Derechos Humanos y República", en la que abordará la relación entre estos tres términos.

Además, en el primer día de las jornadas también están previstas mesas redondas bajo el tema "Republicanismo y Federalismo" con la intervención de, entre otros, del coordinador de la Red de Municipios por la Tercera República, Antonio Romero.

Asimismo, el periodista de RNE Juan Ramón Lucas intervendrá en otra mesa redonda que tratará la relación entre república y los medios de comunicación junto a Eduardo Castro, miembro del Consejo Audiovisual de Andalucía, o el excorresponsal de TVE en La Habana y Bogotá José Manuel Martín Medem.

Por su parte, el juez Baltasar Garzón intervendrá el día 26 en una conferencia titulada "Los Derechos Humanos en el Mundo", en el que coincidirá con Manuel Ollé Sesé, abogado penalista experto en crímenes de lesa humanidad y presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de España.