Contactar con UCAR-GRANADA

Correo Electrónico: info@granadarepublicana.es

miércoles, 31 de marzo de 2010

Franco gana


Rafael Torres

La Opinión de Granada

29/03/2010

Si alguien no sabía que Franco lo dejó todo, en efecto, atado y bien atado, y que la famosa Transición no fue sino una operación de supervivencia de su Régimen, que a cambio de que jamás se recordaran sus crímenes concedía una democracia limitada y constreñida por la forma de Estado que el propio sátrapa había designado, ya lo sabe: sólo por nombrar judicialmente aquellos crímenes, a un juez, a uno de los pocos que el Pueblo Español reconoce como diligente, valeroso y afecto a los intereses generales de la Nación, se lo quieren quitar de enmedio ominosamente. ¿Quienes? los epígonos del franquismo, como es lógico.

Sentando a Baltasar Garzón en el banquillo, desacreditándole, arruinando su carrera y apartándole de la Audiencia Nacional por haber osado pretender que la Justicia lo fuera verderamente al llamar al franquismo por su nombre, cree ese franquismo irredento, intacto, demócrata de toda la vida cuando le convino, dueño de todo, que consigue el objetivo que le asegura, como mínimo, otros setenta años de preeminencia y, en consecuencia, de tiranía.

Tanto susto se llevó ese franquismo, luego de décadas de disfrutar la vida muelle de la desmemoria y de creer que se iría absolutamente de rositas, cuando Garzón intentó llevar a la Justicia lo que por necesidad metafísica debería estar siempre en ella, la execración y persecución del delito, que no ha encontrado reparo en despojarse, con su reacción, de la máscara. Todos a una, es decir, todas las familias del Régimen, toda esa España que nunca fue desnazificada sino antes al contrario, se han agavillado contra ese juez que representa, y es de los poquísimos que lo representa, el sentimiento democrático de la mayoría, y digo bien: sentimiento.

La Justicia se ha perdido en un jardín que no es un jardín, sino un laberinto. La Falange, Manos Limpias y los corruptos del Caso Gürtel están encantados de la vida, y eso, sólo eso, ya sería suficiente para apagar e irse. Pero, ¿quién habría de irse? La gente de bien, no creo; es mucha.


* La viñeta que preside este artículo es obra del humorista gráfico catalán Ferreres, y apareció en la edición del diario Público del sábado 13 de febrero de 2010.

lunes, 29 de marzo de 2010

VI Cena Republicana Granadina


Estimados compañeros, amigos y simpatizantes de UCAR-Granada:

La Unidad Cívica Andaluza por la República en Granada, organiza por sexto año consecutivo la tradicional Cena Republicana que propició nuestra fundación allá por 2005.

Como en pasadas ocasiones, os invitamos a que acudáis con vuestros familiares y amigos, para pasar una velada agradable entre republicanos y republicanas.

Este año, aprovecharemos la ocasión para homenajear a Don Manuel Azaña, el último presidente de la Segunda República Española. Nuestro joven compañero David Fernández, aportará su voz y su verbo florido para reclamar el retorno a los valores azañistas, valores fundamentales para combatir la corrupción y la crisis económica que campan a sus anchas por nuestro país, y especialmente, por nuestra provincia.

Os esperamos el miércoles 14 de abril de 2010, a las 21 horas, en el Restaurante Sierra Blanca (antigua Asociación Manjoniana), sito en la calle Gutierre Tibón número 17 del granadino barrio de Cartuja, en las proximidades de la Jefatura Provincial de Tráfico (Ver mapa al final de estas líneas).

El precio de la cena será de 17 € por comensal. Barajamos dos opciones de pago: el ingreso anticipado en la cuenta corriente de UCAR-Granada (2031 0000 09 0117124108, de Caja Granada) o el abono en mano la misma noche del 14.

Rogamos a aquellos compañeros interesados en ingresar el pago de la Cena a través del banco, especifiquen adecuadamente el concepto, su nombre y el número de cubiertos a reservar.

El menú será el siguiente:

-Copa de Bienvenida con Calamares y Boquerones.

-Entrantes: Jamón, Queso, Langostinos y Croquetas Caseras.

-Primer Plato: Sopa de Picadillo.

-Segundo Plato: Bacalao al Pil-Pil.

-Postre: Pudding con Nata.

-Bebidas: Tinto Ribera del Duero, Cerveza, Refrescos, Agua Mineral.

Si necesitáis cualquier aclaración, poneros en contacto con nosotros en el correo electrónico de la asociación: ucargranada@gmail.com.

Salud y República.

Seguimos en contacto.

sábado, 27 de marzo de 2010

Una carnicería llamada Transición


Un libro revisa el contexto violento del proceso democrático

Carlos Prieto

Público

17/03/2010

La Transición explicada a los españoles: muerto Franco, los políticos de izquierdas y de derechas se reunieron una tarde en un tipi en el bosque, se fumaron unos porros, olvidaron de golpe sus diferencias y anunciaron a la pasmada ciudadanía que España se iba convertir, como por arte de magia, en una democracia... ¿O no?

El mito de la transición pacífica gestionada por unos estadistas con dotes sobrenaturales se ha exagerado tanto que cualquier parodia se queda corta y cualquier refutación puede provocar más de un paro cardiaco.

En efecto, estupor es la palabra que mejor define la sensación provocada por la lectura de La transición sangrienta (Península), del periodista de investigación Mariano Sánchez Soler, un repaso a la violencia salvaje del proceso que pone muy en entredicho la historia oficial.

"La violencia política de esos años está totalmente ligada al cambio histórico", explica Sánchez Soler a Público. "Los asesinatos se disparan tras la muerte de Franco, se incrementan antes de la toma de decisiones políticas decisivas y descienden bruscamente cuando se da por zanjado el proceso democrático", aclara.

Unas cifras de susto

Las cifras aportadas por Sánchez Soler hablan por sí solas: entre 1975 y 1983, se produjeron 591 muertes por violencia política (terrorismo de extrema izquierda y extrema derecha, guerra sucia y represión). Nada menos que 188 de los asesinados, los menos investigados, entran dentro de lo que el autor denomina violencia política de origen institucional. "Son los actos desplegados para mantener el orden establecido, los organizados, alentados o instrumentalizados por las instituciones del Estado. Te pongo un ejemplo: al estudiante Arturo Ruiz lo mató en 1977 un miembro de los guerrilleros de Cristo Rey de los que ayudaban a la policía a reprimir las manifestaciones. Es lo que entonces se llamaban grupos de incontrolados", explica.

Incontrolados, un término nada inocente. "La Audiencia Nacional limitó su alcance político al calificarlos como grupos no adscritos, pese a que eran organizaciones con nombres, siglas y objetivos muy claros: Fuerza Nueva, Falange Española de las Jons o Hermandad de la Guardia de Franco, entre otras. Al contrario, el terrorismo de izquierdas estaba perfectamente catalogado", cuenta.

Una de las consecuencias del mantenimiento pactado de ciertos aparatos e instituciones del antiguo régimen fue que "en los casos Atocha, Montejurra, Arturo Ruiz y Yolanda González no se investigara la participación directa de funcionarios del Estado o sus conexiones con algunos de los procesados", explica el autor, para el que la violencia política institucional fue "un arma instrumentalizada para garantizar los pactos entre la derecha posfranquista en el poder, que la utilizó como contrapeso para controlar el proceso, y la oposición de izquierdas".

Cargas policiales en manifestaciones

La conflictividad social es otra de las claves de la carnicería. En el año 1977, la policía cargó contra 788 manifestaciones en España, el 76% del total. Había que controlar las calles. "El orden público fue un factor determinante de la Transición. Sirvió para frenar a la izquierda, que entró en el juego y renunció a las calles, donde se producían las reivindicaciones más fuertes. El cambio del franquismo a la democracia debía hacerse con el menor coste político y económico", explica.

El mito de la transición maravillosa como proceso político a exportar se desmorona. "Los hechos lo desmienten tajantemente. Es propaganda pura y dura. Ya es hora de que nos preguntemos por qué las transiciones a la democracia de, por ejemplo, Portugal y Grecia tuvieron muchas menos víctimas que la española", zanja.

jueves, 25 de marzo de 2010

Festival Agitación - Def Con Dos - Viernes 26 - Solidaridad con Naiara y Edu


Solidaridad con Edu y Naiara : 2.500€ y cárcel por ondear banderas republicanas

En el verano de 2006 los príncipes de Asturias recorrieron algunos pueblos de Madrid en unos actos populistas que tuvieron una gran repercusión mediática. En Móstoles, unos jóvenes militantes de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) fueron a recibir a los príncipes con banderas y consignas republicanas. Debido a ello fueron detenidos por la Policía Nacional, que les denunció por "atentado, desórdenes públicos y deshonor a la figura del Rey". Tras la detención se les negó el habeas corpus y se les maltrató.

El proceso penal contra los jóvenes ha continuado desde entonces y en febrero de 2010 la fiscalía ha pedido 2500 € de fianza para cada uno y varios años de cárcel, siendo legal ondear la bandera republicana. En apoyo a los jóvenes, se ha creado una iniciativa social solidaria para demostrar a Naiara y Eduardo que no están solos. Que habiendo fiscales que acusen, habrá sociedad civil para defenderlos.

Este concierto es el inicio de la campaña de solidaridad con Naiara y Edu en Andalucía. El viernes 26 demostraremos que mostrar públicamente la bandera tricolor es un derecho democrático de todas y todos los ciudadanos en el ejercicio de la memoria histórica y del reconocimiento de quienes dieron la vida en defensa de la democracia y la libertad del pueblo.

En resumidas cuentas, os invitamos al Festival Agitación por la Tercera República, cuyos datos os comunicamos de manera telegráfica, a continuación:

Festival Agitación por la Tercera República. (En solidaridad con Naiara y Eduardo, militantes de la UJCE represaliados por ondear una bandera tricolor ante los príncipes de Asturias.)

Actúan:

Def con Dos.

Los Chikos del Maíz.

Sala El Tren. (Carretera antigua de Málaga 136, nave 7.)

Mañana, viernes 26 de marzo. 22 horas.

martes, 23 de marzo de 2010

Presentación "Hasta la coronilla. Autopsia de los Borbones" por Iñaki Errazkin (Jueves 25/03/10-19 horas)


El periodista Iñaki Errazkin, colaborador en varios medios digitales, presentará el próximo Jueves 25 de marzo su ácido libro "Hasta la coronilla. Autopsia de los Borbones" (Editorial Txalaparta), en el que repasa la trayectoria de la familia monárquica desde su llegada a España hasta la actual figura de Juan Carlos I. La pluma de Iñaki logra combinar la rigurosidad histórica y periodística con inagotables dosis de humor. El acto se celebrará en el Salón de Grados de la Facultad de Ciencias, a las 7 de la tarde (19 horas).

La presentación estará organizada por la Plataforma de Ciudadanos por la República de Granada, dentro del calendario anual de actividades de la Coordinadora Republicana de Granada.

Reseña biográfica del conferenciante: Iñaki Errazkin (Cádiz, 1956) es periodista y ha trabajado en prensa, radio, TV e Internet. Ha sido columnista de los diarios Egin y Cádiz Información, corresponsal de las revistas Punto y Hora de Euskal Herria, Ardi Beltza, Kale Gorria y colaborador de Rebelión.org. Asimismo, fue fundador y presidente de la asociación Pensamiento Libre, editora del magacín quincenal Cádiz Rebelde y del diario electrónico inSurGente.org. Con la editorial Txalaparta ha publicado, además del presente libro, el ensayo periodístico "Y en eso se fue Fidel".


domingo, 21 de marzo de 2010

Otra vez el 14 de abril


Francisco Gil Craviotto*

La Opinión de Granada

14/04/2008

“Con las últimas flores de los almendros y las primeras hojas de los chopos, de manos de la Primavera, nos llegaba la República”. Así comenzaba Antonio Machado el relato de lo que fue aquel 14 de abril de 1931. Unas simples elecciones municipales que el pueblo -salvo en las zonas dominadas por el caciquismo-, había convertido en indiscutible plebiscito a favor de la República. España se acostó monárquica -se dijo después- y se levantó republicana.

Se presentaba al fin, después de siglo y medio de tanteos y torpezas, la gran ocasión para sacar al país del vagón de cola de la Europa próspera y desarrollada; el deseado inicio de una nueva andadura histórica cuyos hitos serían la paz, la justicia, la cultura. Pero, ay, aquella gran ocasión, tan sólo cinco años después de iniciada, se fue al garete: un grupo de generales felones, azuzados por cardenales y banqueros codiciosos, decidió, mediante un golpe de Estado, torcer la voluntad del pueblo español. Fracasó la intentona en todas las grandes ciudades y los sediciosos, lejos de renunciar a su locura de deshonor y sangre, se atrevieron a dar el paso siguiente: llamar a dos países extranjeros -Alemania e Italia- y convertir lo que en principio sólo era golpe de Estado, en guerra civil y guerra de invasión. Aviones y barcos italianos y alemanes transportaron a los moros de Marruecos, que muy pronto se convertirían en la punta de lanza del ejército rebelde, cuyas fechorías en seguida la Iglesia se apresuró a calificar de “Cruzada”.

Más de cien mil extranjeros, contando a italianos, alemanes y moros, luchando contra el indefenso pueblo español. Ya lo dijo André Malraux: “Es todo un pueblo contra un ejército”. Si a esto añadimos la cobardía de las democracias europeas y el doble juego de los gringos -vociferan democracia al tiempo que abastecen de petróleo a los fascistas- era fácil adivinar el final de la guerra. Lo asombroso fue que, con enemigos tan poderosos, lograran resistir casi tres años. Francia no pasó de unos meses. Pero justo es reconocerlo: el heroísmo de aquella gloriosa República española sólo sirvió para prolongar su agonía: el primero de abril de 1939 el Caudillo de las manos rojas pudo anunciar al mundo: “la guerra ha terminado”. Cinco meses después su valedor, Adolfo Hitler, puede iniciar la suya. Las acobardadas democracias europeas que creían que, arrojando España a los chacales salvarían su propio pellejo, en septiembre de 1939 comprendieron su error. Demasiado tarde. Lo que tantas veces les vaticinó Azaña a todo lo largo de nuestra guerra -”cuando terminen con nosotros empezarán con ustedes”- inexorablemente se cumplía. Madrid había resistido tres años, París cayó en un mes.

Fue así como España perdió su República y el mundo ganó una guerra de casi seis años, -muchísimos más si no hubieran entrado Rusia y Estados Unidos-, y más de cuarenta millones de muertos.

Yo muchas veces me he preguntado cómo sería la España de hoy si aquel criminal golpe de Estado no hubiese llegado a cuajar o hubiera sido sofocado en los primeros días. Es muy fácil ir a los libros de Historia para conseguir una información bastante completa de los destrozos materiales y el número de muertos: casi un millón en la guerra, a los que hay que sumar un número indeterminado -debe andar por los trescientos mil- de los cuarenta años de represión y dictadura. Todavía hay personas que andan buscando por cunetas y descampados a sus muertos. También es fácil precisar el número de huidos y exiliados -dicen que algo más de medio millón- repartidos por medio mundo, de los cuales unos diez mil fueron después asesinados en los campos de exterminio de los nazis. Incluso es posible calcular el retraso material que tal hecatombe supuso para España: los economistas más optimistas dicen que hasta 1960 no consiguió el país alcanzar el nivel económico de 1936. Dicho con otras palabras, veinticuatro años de trabajo y progreso tirados por la borda. Pero hay algo mucho más difícil de calcular que jamás lograremos encontrar en ningún libro: la España que se fue antes de nacer. Me refiero a todos esos hombres y mujeres que, asesinados en la cuneta o muertos en el campo de batalla, se fueron sin dejar descendencia; otros que, exiliados de su patria, la dejaron lejos de España y ahora, sus nietos, ni siquiera saben que descienden de españoles. ¿Cuántos de esos niños inexistentes hubiesen sido después médicos, ingenieros, escritores, oficinistas, honrados artesanos, infatigables obreros, as, o hacendosas amas de casa? ¿Habría habido entre ellos algún Premio Nóbel? ¿Algún científico o músico inolvidable? A la enorme lista de muertos, hay que sumar la de los que nunca pudieron venir al mundo, la España de los que habrían podido ser y nunca fueron. Con ellos la España actual sería más rica, más poblada y sobre todo más culta y justa. Si en los escasos cinco años de existencia -tres si restamos el bienio negro-, que vivió la República construyó más escuelas y bibliotecas que todos los gobiernos que le habían precedido, es fácil imaginar lo que habría realizado desde 1931 hasta hoy. Todo se lo llevó aquella criminal sublevación.

Queda una última pregunta: ¿Y la semilla que sembraron? No cabe duda que, poco a poco, va germinando. Es asombroso comprobar cómo todos los grandes tópicos que se sacó de la manga el fascio para justificar la sublevación -Constitución, existencia de sindicatos y partidos políticos, matrimonio civil, divorcio, secularización de cementerios, escuela laica, libertad religiosa, etc.-, después de los cuarenta ominosos años, han ido regresando poco a poco y ahora son una realidad de la vida española. Otros anhelos de la República que aún no se han cumplido, no cabe duda que también se cumplirán un día. Los que armaron aquella catástrofe, la disfrutaron durante cuarenta aciagos años y aún están vivos -la mayoría ya han muerto- más de una vez deben preguntarse: ¿No será cierto aquello que dijo Unamuno: “Venceréis, pero no convenceréis”?

* Agradecemos sinceramente al prestigioso escritor granadino Francisco Gil Craviotto (Turón, 1933) el envío de este artículo suyo, publicado hace un par de años en el fenecido diario La Opinión de Granada. Ya os informaremos en las próximas semanas de la conferencia que impartirá en Ciencias Políticas, recordando al periodista republicano Juan Pedro Mesa de León, dentro de la Semana Republicana coordinada y organizada por el compañero Pablo Laguna.

viernes, 19 de marzo de 2010

Por una historia alternativa de la lucha antifranquista y de la Transición


Luis Roca Jusmet

Rebelión

13/03/2010

En el contexto del proyecto de refundación de la izquierda valdría la pena volver a preguntarnos cómo se perdió el capital político de un país que vivió un movimiento obrero y popular muy combativo construido sobre las duras condiciones del franquismo. El tema es complejo y no voy a entrar aquí en él. Simplemente sugerir que valdría la pena intentar construir una historia alternativa de este movimiento y de esta Transición a la que nos formula la historiografía oficial. Porque esta versión la han escrito los que han provocado la derrota de la izquierda. Los franquistas reciclados en supuestos demócratas, los liberales y socioliberales instalados en el poder postfranquista y los dirigentes comunistas que, como Santiago Carrillo, apuntalaron el proceso. Todos ellos, con sus matices, han escrito la historia de la Transición que ha convenido a este Reino de España postfranquista que estamos viviendo.

Sería interesante pensar otra historia desde la diversidad de movimientos que lucharon realmente por una sociedad diferente y que las nuevas generaciones de izquierda deberían conocer. Mi opinión es que haría falta contrastar dos visiones, que reflejarían dos puntos de vista diferentes pero representativos de este movimiento. Por una parte la de los sectores comunistas más combativos, la mayoría de los cuales trabajaron en el PCE-PSUC. No nos engañemos, todos los intentos que hubo de crear partidos comunistas alternativos fracasaron al volver al PCE o al PSUC o mantenerse como grupos izquierdistas en el peor sentido de la palabra (dogmáticos y sectarios). Los grupos maoístas y trotskistas son un claro ejemplo, exceptuando quizás en Euskadi donde ocuparon el papel del PCE-PSUC en los otros lugares. Por otro las luchas autónomas que se desarrollaron al margen del control de los partidos y que presentan experiencias muy interesantes de autoorganización de los trabajadores.

Lo que habría que hacer es recoger materiales que representaran las dos líneas que he señalado. La del sector más combativo del PCE y del PSUC y la de las luchas autónomas que se desarrollaron al margen y muchas veces en contra de los partidos y sindicatos convencionales. En su momento los dos movimientos entraron en conflicto y sus historias parecen antagónicas pero habría de recuperar puntos de confluencia porque hoy necesitamos articular una alternativa que recoja todas las tradiciones anticapitalistas en la dura lucha que se avecina contra el capitalismo y sus gestores.

Voy a proponer aquí dos lecturas que me parecen imprescindibles como testimonio del movimiento autónomo y libertario Por un lado el trabajo de Bernat Muniesa “Dictadura y Transición. La España lampedusiana”, que consta de dos tomos. El primero es el de “La Dictadura franquista. 1939-1975” y el segundo “La Monarquía parlamentaria”, (editado por Publicacions i Edicions de la Universitat de Barcelona, 2005). Me parece una muy interesante interpretación desde la izquierda radical de lo que fue la Dictadura franquista y la Transición.

Pero especialmente quiero recomiendar aquí la lectura de un documento imprescindible, por lo que tiene de significativo y de oculto. Es el trabajo de Espai en Blanc sobre Luchas autónomas en los años setenta, editado el año 2008 por Traficantes de Sueños. Me parece que el libro recoge experiencias fundamentales del movimiento obrero, entre los años sesenta y los ochenta que justamente por desarrollarse al margen de los canales de los aparatos políticos y sindicales dominantes son prácticamente desconocidos aunque podamos aprender mucho de ellos. De la primera parte destacaría los testimonios de las luchas obreras de Granada y las del Puerto y Roca Radiadores en Barcelona; también un análisis riguroso sobre los proyectos fallidos de organizaciones por la autonomía obrera entre 1964-1973; finalmente el trabajo sobre autonomía y contracultura, excelente contrapunto del que presenta distorsionadamente Pepe Ribas en su narcisista Ajoblanco y libertad. En la segunda parte los testimonios del Colectivo situacionista en Argentina, de los zapatistas en México y del Sindicato de Obreros del Campo en nuestro país nos permite recoger experiencias presentes. Como excelente colofón la entrevista de Amador Fernández-Savater a Daniel Blanchard, lúcido superviviente del grupo francés Socialismo y Barbarie.

miércoles, 17 de marzo de 2010

República sin republicanismo


Hugo Martínez Abarca

15/03/2010

Quien mucho abarca

Ayer dedicó Público buena parte de su información al análisis de la imagen de la monarquía entre la juventud y permitió afianzar lo que cualquiera supondría: que la juventud es más que escéptica con la mitología de la Transición y que cada vez la monarquía tiene una peor valoración entre los jóvenes. De hecho, la institución supuestamente mejor valorada por el conjunto de los españoles es suspendida entre los españoles menores de 25 años y la tendencia es a empeorar esa valoración.

Si nadie hiciera nada, la monarquía iría perdiendo apoyos. La política está nutrida de mitos, pero ya no es época de mitos personales y mucho menos si las personas a las que mitificar no son perseguidos y pobres, sino millonarios, privilegiados incluso legalmente y están rodeados de lo más corrupto de las grandes fortunas españolas. Si nos quedamos mirando, la monarquía caerá.

Ocurre que apenas se está haciendo pedagogía republicana e incluso es posible que buena parte de la ciudadanía identifique antes a ERC como fuerza republicana que a IU (salvo quizás por la visita de Cayo Lara al monarca con pin republicano que fue tan comentada). Si hoy cayera la monarquía, nadie podría reivindicar la caída y, además, no habría un sustrato político realmente republicano: el cambio de régimen sería sólo una sustitución en la jefatura del Estado sin cambios estructurales en la paupérrima democracia española. O incluso lo más reaccionario podría aprovechar para alguna vuelta de tuerca más.

La necesidad de un discurso republicano es, pues, doble. El deterioro de la monarquía debe venir empujado desde la izquierda, para que cuando caiga, que caerá, no se nos caiga a todos, sino que le caiga encima al statu quo del Régimen de la Transición. Y eso tiene que venir acompañado de toda una pedagogía republicana que haga que, cuando caiga la monarquía, que caerá, la ciudadanía tenga claro que la III República es un proyecto político muy distinto y ambicioso: laico, socialmente más justo, con control democrático de la economía, con pleno cumplimiento de todos los derechos humanos, con un modelo de democracia muy participativo y blindado a castas de jetas…

Si a ello unimos que las encuestas parecen dar la razón a quienes defendemos el protagonismo de la simbología republicana para el conjunto de las reivindicaciones de la izquierdas, veremos que hasta por oportunismo deberíamos hacer de la III República el nombre de nuestro programa político.

Si dejamos caer la monarquía de madura, quienes se zamparán el cadáver, que lo habrá, serán los carroñeros. Como siempre.
____________________________
En Kabila también se habla del asunto.

lunes, 15 de marzo de 2010

Los jóvenes suspenden a la monarquía


La valoración de la corona está en mínimos históricos al caer su imagen entre las generaciones que no protagonizaron la Transición

Pere Rusiñol

Público

14/03/2010

El parte oficial sobre la monarquía española asegura que la institución goza de buena salud. Pero no puede ser una salud de hierro: la valoración de la corona está en mínimos históricos, según la base de datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), y son los jóvenes los que la arrastran a la baja. Según los sondeos oficiales, los jóvenes incluso suspenden a la institución, un hecho insólito desde la recuperación de la democracia. Y la tendencia se ha consolidado justo cuando se acerca la hora de la sucesión.

Los jóvenes siempre han valorado a la monarquía un poco por debajo de la media general. Pero, a lo largo de la década de 1990, la corona era aún la institución más apreciada por los jóvenes, que en una escala de 0 al 10 le asignaban una puntuación cercana al 6, con leves oscilaciones hacia arriba o hacia

La situación empezó a evolucionar a la baja con el cambio de siglo. Y el fenómeno ha sido especialmente agudo entre los jóvenes, que en los últimos sondeos oficiales suspenden a la institución.

En los tres sondeos en que el CIS preguntó por la monarquía desde 2000 con gobiernos del PP y el PSOE, los jóvenes entre 18 y 24 años le asignaron el 5,18 en 2003, el 4,77 (ya un suspenso) en 2006 y el 4,93 en 2008, el último año en que se ha indagado sobre la corona. Según los expertos, el leve repunte último tiene menos valor que la tendencia, que se consolida por debajo del aprobado.

A diferencia de lo que sucedía aún en la década de 1990, la monarquía ya no es la institución más valorada entre los jóvenes, sino que ha caído hasta el quinto puesto, tanto en la franja de 18 a 24 años como en la de 25 a 34: la superan el ejército, la policía, el ayuntamiento y el Gobierno autonómico entre los más jóvenes y el Defensor del Pueblo en la siguiente franja de edad.

"La legitimidad de la monarquía en España ha estado muy ligada al papel del rey en la Transición y el 23-F. A medida que van entrando generaciones que no vivieron directamente aquel proceso, la legitimidad de la institución se va viendo afectada", opina Antonio M. Jaime Castillo, de 35 años y experto de la Universidad de Granada en sociología política juvenil.

La valoración de la monarquía es inversamente proporcional a la edad, según los barómetros del CIS. Y el principio se cumple sin excepciones, en cada franja. Desde el 4,93 de valoración que le otorgaron en 2008 los jóvenes de 18 a 24 años hasta el 6,57 logrado entre quienes superan los 65 años, la nota va mejorando conforme avanza la edad y se mantiene, por tanto, el vínculo personal con la Transición y el golpe de Estado del 23-F.

La socióloga María Jesús Funes, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, es una de las autoridades en valores y actitudes políticas de los jóvenes españoles tras coordinar el volumen Cultura, política y sociedad del Informe de la Juventud en España de 2008, el último elaborado. Funes da otra lectura: la baja valoración de la monarquía entre los jóvenes se explica también porque se la coloca en el paquete de la política convencional, muy poco apreciada.

"Los jóvenes españoles valoran la política no convencional y no les gusta nada de lo que huela a política clásica, entre la que incluyen a la monarquía sostiene Funes. Tienden a suspender a las instituciones políticas tradicionales y el fenómeno se ha ido agudizando en los últimos años".

La caída en valoración de la monarquía no es sin embargo equiparable a la de ninguna otra institución. Algunas incluso han mejorado su posición con respecto a 1994, el año en que el CIS inicia la serie sobre las instituciones. El Gobierno central y autonómico, el Congreso, las cámaras regionales y los ayuntamientos han mejorado de forma sostenida entre los jóvenes. Y las que han caído, como el Tribunal Constitucional y el Defensor del Pueblo, lo han hecho de forma mucho más leve que la corona.

2008 fue el primer año en que hubo menos de un 50% de jóvenes que respondieron positivamente a la siguiente pregunta del CIS: "¿Hasta qué punto cree que sigue siendo importante el papel del rey como árbitro y moderador en el régimen democrático español?". Contestó "muy importante" o "bastante importante" el 49,4% de los encuestados, lejos del 66,9% de 2000 y aún a más distancia del 73% de 1988.

La sucesión

La caída de la valoración de la monarquía coincide con la entrada de un escenario en el que la sucesión de Juan Carlos I, de 72 años, ya no es meramente una cuestión teórica. Y con una renovada intensidad pública de la corona, tanto del propio rey, que ha tomado iniciativas para intentar liderar la salida de la crisis económica, como del príncipe Felipe, que este mismo mes protagoniza junto a su esposa la portada de la revista Vanity Fair.

El CIS dejó de preguntar específicamente por la figura del príncipe en 1998, año en que obtuvo el 78,9% de opiniones positivas, que entre los jóvenes llegaron al magnífico 74,5%. Pero entonces la monarquía sí gozaba de salud de hierro. Incluso entre los jóvenes.


sábado, 13 de marzo de 2010

Un gran ciclo histórico (1521-1931)


Luis Araquistáin

El Sol

15/04/1931

En abril de 1521, el absolutismo austriaco, instaurado en España, aniquiló en Villalar a los comuneros, representantes de las democracias municipales. En 1931, los Ayuntamientos españoles derrotan, jurídicamente, a la Monarquía absolutista y restauran la República.

Se cierra un gran ciclo histórico. Se consuma, pacíficamente, una honda revolución que, en su sentido etimológico quiere decir volver al punto de partida. Volvemos a 1521, a la suprema soberanía popular. Son cuatro siglos y diez años. Muchos siglos y muchos años. Pero pocos si se tiene en cuenta la majestad de esta revolución española, única en la Historia. Tanto como una gran epopeya política es una magnífica obra de arte.

Y también un ejemplo sin par y una rehabilitación cuya tardanza nos tenía humillados ante el mundo. Un ejemplo para los países aún gobernados por poderes de fuerza ilegítima. Un ejemplo para nuestra hermana Italia, envilecida ante la Historia por el sanguinario histrionismo fascista. Un ejemplo para los pueblos regidos por las dictaduras menores de Europa y América. Un ejemplo también para ese anacrónico nacionalismo germánico que, aun sueña patológicamente en imposibles restauraciones monárquicas. España, paciente pero no muerta, como muchos otros creían, ha dado un magnífico ejemplo de dignidad histórica y de energía viril.

viernes, 12 de marzo de 2010

Las últimas mujeres condenadas a muerte por la dictadura franquista


Recordemos el 8 de marzo a Concha Tristán y María Jesús Dasca. Ellas, militantes del FRAP, fueron arbitrariamente juzgadas por un tribunal militar, y condenadas a muerte el 18 de setiembre de 1975.

Tomás Pellicer

Kaosenlared

05/03/2010

Mª Jesús Dasca Penelas era natural de Almenara, un municipio de la provincia de Castellón a orillas del Mediterráneo y próximo al Puerto de Sagunto donde se ubicaban los Altos Hornos, gran centro fabril de tradiciones de lucha obrera. Ella era militante de la Unión Popular del Campo (UPC), organización de jornaleros y jornaleras que formaban parte del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP). En octubre del año 1972 la organización de Los Valles, la comarca del entorno saguntino, vergel de naranjales, incendió un almacén propiedad de un cacique falangista. Fueron detenidos y procesados por el Tribunal de Orden Público (TOP) nueve jóvenes jornaleros. Xussa, así la llamaban sus amigos, escapó a la caída y huyó a Madrid. Tenía 17 años.

En Madrid, Xussa continuó militando en las organizaciones del FRAP de forma clandestina, ocultando su nombre y escapó nuevamente a las masivas detenciones que como represalia a la manifestación del 1º de Mayo del 1973 desencadenaron las fuerzas represivas contra el FRAP. Detenida a primeros de septiembre de 1975, Xussa fue incluida en la causa 1/75 y juzgada en consejo de guerra sumarísimo. En el despropósito de acusaciones, conspiraciones y tramas absurdas que tejió el fiscal militar –ver el ABC del 19/09/1975, página 21- a ella la acusaron de ser responsable “del Partido Comunista de España” y de haber mantenido una entrevista con Concha Tristán, para ver quien daba la “orden” de atentar contra un teniente de la guardia civil. No tuvo otra acusación, ni siquiera la de dar la “orden”. Fue condenada a muerte. Tenía 20 años.

Concepción Tristán López era gaditana, enfermera de profesión. Había formado parte del grupo sanitario que atendió a los manifestantes heridos en los enfrentamientos del 1º de Mayo del 73. No fue detenida en las caídas de ese mes y continuó su militancia hasta su detención en septiembre de 1975. Era entonces responsable de agitación y propaganda de la zona norte de Madrid. El tribunal militar la acusó de haber mantenido “reuniones” con Sánchez-Bravo –fusilado el 27- para tratar el “atentado” a un teniente de la guardia civil –ver el ABC del 19/09/1975, páginas 21 y 22. No tuvo otra acusación. Fue condenada a muerte. Tenía 21 años.

Ellas, Xussa y Concha, no fueron fusiladas. Aguardaron una semana interminable como reas de muerte hasta que, el consejo de ministros del dictador estimó que estaban embarazadas y conmutó la pena de muerte por la de cadena perpetua. Fueron amnistiadas en 1977.

Y siguieron con sus vidas. Xussa fue periodista y Concha continuó siendo enfermera.

Hoy, uno de los vocales del sangriento tribunal militar que dictó cinco arbitrarias penas de muerte, el entonces capitán de ingenieros José Miguel de la Calle, es Teniente General – la máxima graduación a la que puede aspirar un militar – y ha sido nombrado en 2008 por la Ministra de Guerra, Carmen Chacón, como Jefe del Mando Logístico del Ejército de Tierra, en el circulo de confianza de la ministra.

Nuestras compañeras han muerto ya, anónimamente, sin ruidos, sin reconocimientos.

Nos dejaron sus años revolucionarios. El valor con el que se enfrentaron a la Bestia, ellas jóvenes luchadoras antifascistas.

La revisión de sus arbitrarios juicios y condenas, la reposición de su dignidad militante, no puede significar otra cosa que la revisión del proceso continuista. La revisión de un régimen político que continúa enalteciendo a los verdugos y humillando a sus víctimas. La revisión del estado impuesto en vida por el dictador.

martes, 9 de marzo de 2010

Requerimiento público al Rey de España para que comparezca en la fosa común de Málaga y declare nulo el Marquesado de Arias-Navarro


Miguel Ángel Rodríguez Arias

Rebelión

06/03/2010

El dolor de las víctimas de Málaga es el dolor de todas las víctimas del franquismo y el fascismo internacional, asesinados sepultos o insepultos, desaparecidos, exterminados en las prisiones, pequeños víctimas de desaparición infantil, deportados a los campos nazis, exiliados, torturados, explotados como mano de obra esclava, vejados, largamente expoliados todavía en nuestros días.

Las imágenes hechas públicas de las fosas de Málaga conmueven la conciencia de la humanidad, como en su día las de Badajoz, Gernika y tantos otros lugares de nuestra geografía; son las imágenes del genocidio de un pueblo.

Los conceptos jurídicos, las propias palabras no alcanzan frente a la fría realidad de los cuerpos, la cal viva y las fosas, en Málaga y en todos los demás lugares de España; las cifras tampoco son suficientes; ni las estremecedoras cifras de Málaga, ni las de otros lugares, ni las de el conjunto de todos éstos y todas las fosas clandestinas que aún restan por exhumar, los ‘niños perdidos’ que aún restan por encontrar.

El mero hecho de pensar que el actual Jefe del Estado otorgó el título nobiliario de “Marquesado de Arias-Navarro” con categoría de Grandeza de España, noble entre los nobles, y que uno y otra siguen vigentes mientras se continúan exhumando cuerpos en Málaga nos llena de vergüenza por la situación de impunidad del franquismo en nuestro país y por la inmoral actuación del conjunto de nuestras instituciones y también nos llena de rechazo hacia esa “nobleza franquista”, de los genocidas ensalzados con títulos y honores que transmiten a sus descendientes mientras los de sus decenas de miles de víctimas, muchas veces todavía condenados como criminales, no reciben ni sus restos mortales y se les niegan sus más elementales derechos humanos y los derechos a la verdad, justicia y reparación y se ven obligados a peregrinar de fosa en fosa.

Por todo ello requerimos respetuosa y públicamente al actual Jefe del Estado, Juan Carlos I:

a) Requerimos la inmediata nulidad del título del Marquesado de Arias-Navarro, con Grandeza de España, también conocido como el “carnicero de Málaga”, creado mediante Real Decreto de 2 de julio de 1976, en virtud de sus específicas prerrogativas en materia de títulos nobiliarios; y junto a éste el de todos y cada uno de los restantes títulos nobiliarios de exaltación del franquismo concedidos por él Rey Juan Carlos o por el dictador Franco, más de veinte en total que injustificablemente continúan todavía en vigor.

b) Requerimos que el Jefe del Estado, que hasta la fecha no ha tenido hueco en su apretada agenda institucional y deportiva de los últimos 35 años para visitar ni una sola fosa común de los cientos que hieren nuestra geografía, se persone en la fosa de Málaga para que pueda ver por si mismo el alcance del genocidio llevado a cabo allí y de la responsabilidad de los hechos de los que fue partícipe quien da nombre a su marquesado, así como acercarse al dolor de los familiares de las víctimas de aquello en lo que fue partícipe a quien él concedió “Grandeza de España”. Nuestro país continúa siendo el segundo país del mundo en desaparecidos en fosas comunes, tan sólo superado porla Camboya de Pol Pot y la reponsabilidad de Estado en que ello siga siendo así por parte de todos nuestros altos representantes, más aún el jefe del Estado, es incontestable.

c) Requerimos que el Jefe del Estado pida perdón a los familiares de las víctimas de quien el ensalzó como noble entre los nobles, con grandeza de España. Y en razón de lo mismo requerimos también que, como alto representante del Estado, exprese su clara condena al constante insulto al que son sometidas las familias de todos los asesinados del franquismo cada vez que algún representante institucional del Estado califica como “sentencias” lo que son viles asesinatos que el derecho penal internacional no duda en calificar, en cambio, como “crimen de guerra” (“Las condenas dictadas y las ejecuciones efectuadas sin sentencia previa pronunciada por un tribunal constituido regularmente y que haya ofrecido todas las garantías judiciales generalmente reconocidas como indispensables”, artículo 8.2. c, iv del Estatuto de Roma relativo a los crímenes de guerra). Todos tenemos presente otros actos de Estado como el de Kevin Rudd en el Parlamento de Australia ante los familiares de las Stolen Generations o el de Willy Brandt en Varsovia ante las víctimas del nazismo y forma parte de todos los deberes de "verdad, justicia y reparación" que deben ser cumplidos en su totalidad.

d) Requerimos que el Jefe de Estado reconozca y condene el genocidio llevado a cabo por Franco y los generales golpistas contra el pueblo español, localidad a localidad que iba cayendo bajo su control. Que se posicione públicamente a favor de la persecución penal de los crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, imprescriptibles, y cualesquiera otros ante los tribunales de justicia

e) Requerimos que el Jefe del Estado explique qué conocimiento tuvo entre el 22 de noviembre de 1975 y el 6 de diciembre de 1978, antes de la entrada en vigor de su inviolabilidad penal en el orden interno, de la consumación permanente, día a día, de las víctimas adultas e infantiles del delito de desaparición forzada de personas.

f) Requerimos que explique qué conocimiento tuvo, a partir de entonces, de la aplicación ilegal de la ley de amnistía para impedir los juicios penales y, en especial, del incumplimiento de los sucesivos tratados internacionales en materia de derechos humanos rubricados por el mismo en ejercicio de sus funciones constitucionales.

g) Requerimos que, como jefe del Estado y dentro del ejercicio de sus funciones constitucionales en asuntos de Estado promueva el normal cumplimiento del Convenio Europeo de Derechos Humanos y otros instrumentos y de los deberes de “verdad justicia y reparación” a favor de todas las víctimas del franquismo y del posterior periodo de impunidad. La "investigación oficial efectiva e independiente" de todos los crímenes del franquismo que nos reclama la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y que en nuestro país nuestro sistema de justicia continúa vulnerando. Empezando por las circunstancias de la muerte de esos 349 niños encontrados en la fosa de Málaga, parte del exterminio infantil llevado a cabo por el franquismo en centros de detención ilegal, bombardeo de población civil y asesinatos de menores también llevadas a cabo.

h) Requerimos que, como Jefe del Estado, cumpla con su obligación de revelar a todas las familias de los desaparecidos del fraquismo el paradero de los seres queridos que les fueron arrebatados por los agentes del Estado o con su directa aquiescencia y la digna restitución de sus restos mortales o la identidad y paredero de aquellos que continuen con vida.

domingo, 7 de marzo de 2010

Acta de la Asamblea General Extraordinaria de UCAR-Granada (04/03/10)


4 de marzo de 2010. 7 de la tarde

Ateneo Libertario del sindicato CGT.

1. Lectura y aprobación del acta de la sesión anterior (mayo 2009).

El tesorero, ejerciendo funciones de secretario por la ausencia justificada de la titular del cargo, procede a leer el documento, siendo aprobado en votación por el conjunto de los presentes.

2. Examen y aprobación, si procede, de los nuevos Estatutos.

El vicepresidente y el tesorero explican los acontecimientos producidos tras la desaparición de la UCAR originaria a nivel andaluz, informando del nacimiento de una nueva asociación con idéntica denominación y similares motivaciones el 14 de abril de 2009. Proponen a la Asamblea la aprobación y la adopción de los Estatutos de la nueva UCAR, con el fin de lograr la armonización reglamentaria con nuestras organizaciones hermanas en el resto de Andalucía.

Los afiliados asistentes manifiestan su conformidad con los nuevos Estatutos, ratificándolos en votación.

3. Examen y aprobación, si procede, de las cuentas del ejercicio anterior.

El tesorero explica las cuentas, basándose en el cuadro de ingresos y gastos remitido a todos los socios, manifestando además su disponibilidad a mostrar las facturas acreditativas de los mismos.

Tras el preceptivo turno de preguntas, las cuentas son aprobadas por los socios, sin ninguna objeción.

4. Examen y aprobación, si procede, de los presupuestos (ingresos y gastos).

El vicepresidente repasa los presupuestos, especificando las partidas detalladas en los documentos. A continuación son aprobados por el voto afirmativo de los presentes.

Ante la gravísima situación de crisis económica que sufre la sociedad española, la Asamblea acuerda establecer una cuota especial de afiliación (1€ mensual), para cinco colectivos especialmente afectados por la recesión:

-Desempleados.

-Trabajadores con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional estipulado legalmente.

-Pensionistas y Jubilados.

-Amas de Casa.

-Estudiantes.

5. Examen de la memoria de actividades.

Nuestro tesorero repasa las actividades realizadas, informando el vicepresidente de nuestra participación por segundo año consecutivo en la Coordinadora Republicana de Granada, refiriendo nuestra colaboración en las III Jornadas Republicanas, las cuales se están llevando a cabo a lo largo de este primer semestre de 2010.

El vicepresidente comunica a los socios que dos militantes de UCAR han sido elegidos como coordinador y webmaster de la Coordinadora, resaltando el prestigio conseguido por nuestra asociación en el seno del movimiento republicano granadino.

6. Aprobación del programa de actividades del año en curso.

Los socios son informados de las actividades previstas para 2010:

-Introducción de la charla de Julio Anguita en la Facultad de Ciencias Políticas, prevista para el viernes 16 de abril, a cargo del vicepresidente Baltasar Garzón. La conferencia se enmarca en una Semana Republicana impactante, gestionada y organizada por el compañero Pablo Laguna, con la colaboración de la asociación Politeia.

-Convocatoria e impulso de un foro de discusión y debate juvenil, recientemente creado de manera conjunta por afiliados de UCAR y de otras organizaciones republicanas.

-Organización de la jornada de presentación del Comité Jurídico encargado de elaborar la Iniciativa Legislativa Popular de “Verdad, Justicia y Reparación” para las víctimas de la dictadura franquista, prevista para el sábado 17 de abril.

-Posible conferencia del profesor José Luis Serrano, socio de UCAR-Granada, en la localidad metropolitana de Huétor Vega, a petición del coordinador local de Izquierda Unida, Chus Fernández. Sin concretar todavía.

-Cena republicana en la Asociación Manjoniana, establecida en un principio para el 14 de abril.

La Asamblea toma una serie de decisiones, discutidas y refrendadas por la totalidad de los presentes, a propuesta de determinados asociados:

-Se aprueba la solicitud de una entrevista con el Delegado provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, con el objeto de conocer el estado del proceso de protección y reparación de la tapia del cementerio capitalino de San José, emplazamiento señero donde fueron fusilados miles de granadinos.

-Se aprueba la política de publicar declaraciones, manifiestos y pronunciamientos periódicos sobre temas de actualidad, incidiendo en la crisis económica y en el estado de corrupción galopante que asola España, en el modelo de cambio social republicano que inspira nuestra asociación y en cualesquiera otras cuestiones de interés para la ciudadanía. Los socios acuerdan otorgar un amplio margen de libertad de redacción a la Junta Directiva en estos asuntos, insistiendo en la necesidad de responder inmediatamente ante cualquier noticia o suceso relacionado con el republicanismo, la Memoria Histórica o la persistente degradación y derribo del Estado del Bienestar.

-Acompañar la cena republicana del 14 de abril con varias intervenciones breves y con un pequeño debate, centrado en la figura histórica de Manuel Azaña y en su proyección hacia el presente y el futuro de nuestro país.

7. Renovación de la Junta Directiva.

Tras las propuestas y votaciones de rigor, la Junta Directiva queda conformada así:

Presidente: José Luis García Puche.

Vicepresidente: Baltasar Garzón Garzón.

Secretaria: Laura Rodríguez Mejías.

Tesorero: José María García Labrac.

Vocales: Lola Ruiz Domenech, José Miguel García López, José David Fernández Martín y Juan Pablo Segovia Gutiérrez.

Área de Comunicación: Lola Ruiz Domenech, Luis Romero Vega, Hilario Sánchez Díaz y José María García Labrac.

Sin más novedad, se levanta la sesión al filo de las 9 de la noche.

viernes, 5 de marzo de 2010

Así se escribe la historia (de la transición)


Antonio Burgos

El Mundo

21/11/1995

Conclusión de los 20 (años) del 20 (N): aquí no era franquista nadie. Ni el Real Madrid. Ni El Cordobés. Ni la copla. Ni Manolo Escobar. Ni Raphael. Ni Rodolfo Martín Villa. Ni la Seat. Ni el INI. Ni el SOE (ojo, tradúzcase Seguro Obligatorio de Enfermedad, no lo otro, aunque haya sido más o menos igual). No me explico, viendo todo lo que se difunde ahora, cómo Franco duró cuarenta años, si, total, nada más que lo apoyaban cuatro gatos con camisa azul, que los cuento y me salen sólo tres, a saber: Gonzalo Fernández de la Mora, Blas Piñar y José Utrera Molina.

Lo más bonito de estos 20 del 20 es que resulta ahora que todo el mundo era antifranquista y que La Pirenaica era número 1 mes tras mes en Los 40 Principales. La Plaza de Oriente, ya saben, estaba llena de figurantes, todos activistas de Comisiones Obreras, que se buscaban un jornal, porque los contrataba José Tamayo en plan Antología de la Zarzuela. Aquella cola de las lagrimitas y los pucheros de la calle de Bailén fue tan larga no por la adhesión inquebrantable y la lealtad incondicional, sino porque todos estaban allí para comprobar que, efectivamente, el dictador se había muerto y no era un montaje televisivo de León Herrera Esteban y Carlos Arias Navarro.

Aquí, ya ven, la única que estaba atada y bien atada era la transición. Lo recuerdo perfectamente. Aquel día, un amigo que estaba también, como España entera, en la Junta Democrática, me llamó y me dijo: «Oye, que ya ha comenzado la transición». Aquel día nadie, absolutamente nadie, pensaba que Arias Navarro era la perpetuación del franquismo. Aquel día nadie pensaba que Adolfo Suárez era un funcionario de la Secretaría General del Movimiento absolutamente desconocido. Aquel día nadie pensaba que el Rey iba a durar tres días. Aquel día, como saben, todo el mundo estaba convencido de que íbamos a elegir Cortes Constituyentes, que el PC (que por cierto aún no era el Personal Computer) iba a ser inmediatamente legalizado y que Franco nunca había existido. Aquel día había cientos de miles de militantes del Partido Socialista dispuestos a reformar el franquismo de la forma menos traumática posible y no eran republicanos, qué va, estaban que se bebían los vientos por Don Juan Carlos. De «rojos al paredón» y del marxismo-leninismo no hablaba ya nadie en absoluto. ¿Marxista dice usted? No, no había nadie marxista. ¿Falangista dice usted? No quedaba un solo falangista. Toda España era profundamente democrática. Lo demás, ya se sabe: Marcelino Camacho estaba en la cárcel por un desfalco en la Perkins y si Carrillo estaba en París, era de corresponsal de Radio Nacional de España. Aquel día hubo barra libre de champán en los bares de la Organización Sindical de Pepe Solís, aquel pedazo de demócrata. Franquistas, ya lo saben: eran cuatro gatos.

(Así se escribe la Historia por el equipo histórico habitual y así se sigue escribiendo. Esta España es la que permite que Pujol siga siendo elegido por quinta vez consecutiva, a pesar de todos los pesares, y la que ha permitido que González nos dé esa bendición de sus Trece Años de Paz. Por ahora...)

miércoles, 3 de marzo de 2010

Más de 40 juristas alzan su voz contra el genocidio franquista


Cristina Almeida, José Luis Pitarch, Joan Garcés… son algunos de los nombres que componen la lista inicial del comité jurídico –al que ha tenido acceso nuevatribuna.es- encargado de elaborar la iniciativa legislativa popular de “Verdad, Justicia y Reparación” para las víctimas de la dictadura.

Isabel G. Caballero

Nuevatribuna.es

02/03/2010

El proyecto ya está en marcha. Tal y como anunció nuevatribuna.es, distintas asociaciones de memoria histórica y derechos humanos han impulsado una iniciativa popular para resarcir a las víctimas del franquismo.

El ponente del anteproyecto, Miguel Ángel Rodríguez Arias, ya explicó en una entrevista publicada en estas mismas páginas lo objetivos del proyecto del que ahora toca informar a 4-5 meses vista con un tour por varias ciudades de España que comenzó el pasado 27 de febrero en el Ateneo de Madrid y que continuará el 6 de marzo en Barcelona; el 27 de marzo en la localidad valenciana de Quart de Poblet; el 17 de abril en Granada; y el 8 de mayo en Sevilla. Además se prevén sesiones informativas en Extremadura y Galicia -cuyas fechas están aún por concretar-, y en Toulouse, la que fuera capital del exilio republicano.

Pues bien, este periódico ha tenido acceso a la lista inicial de reconocidos juristas, abogados y profesores de universidad que conformarán el comité jurídico, la comisión redactora del proyecto de ley de “verdad, justicia y reparación” que será llevado a la Mesa del Congreso para su calificación y posterior recogida de medio millón de firmas ciudadanas.

El elenco de nombres continuará ampliándose en los próximos días y todos ellos parten de un común denominador: la lucha contra la impunidad y por los derechos humanos. A continuación se reproduce esa lista por orden alfabético.

1-Cristina Almeida. Abogada Laboralista y de Derechos Humanos. Militante Antifranquista.

2-Jaume Asens. Abogado. Interviniente de varias causas de Memoria Histórica.

3-Matías Bailone. Jurista argentino.

4-Gonzalo Boyé. Abogado. Interviniente de varias causas de Memoria Histórica.

5-Margarita Capella i Roig. Profesora Titular de Derecho Internacional Público de la Universidad de Mallorca.

6-Javier Chinchón. Miembro de la Asociación Española para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH). Director Centro Iberoamericano de Estudios Jurídicos y Políticos.

7-José Manuel Corbacho. Abogado de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura.

8-Juan José Del Águila. Juez de lo Social y autor del libro sobre la represión del Tribunal de Orden Público (TOP).

9- Enrique de Santiago. Abogado especializado en Derechos Humanos.

10- Virginia Díaz. Abogada del Foro por la Memoria.

11- Antonio Doñate. Magistrado y miembro de la Asociación Catalana de Juristas Demócratas. Autor de la querella-tipo para casos de desaparecidos.

12-Rafael Escudero. Profesor Titular Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III.

13-Carmelo Faleh-Pérez. Experto en Derecho Internacional. Secretario de la AEDIDH.

14-David Fernández. Abogado.

15-Montse Fernández-Garrido. Abogada catalana especialista en Derecho de la Mujer.

16-Joan Garcés. Experto Internacional en Derechos Humanos y Lucha contra la Impunidad. Abogado de la nieta de Juan Negrín y antiguo asesor de Salvador Allende.

17-Javier García Espinar. Jurista. Miembro Fundación Acción Pro Derechos Humanos Madrid.

18-Inés García. Abogada argentina. Especialista en Derechos Humanos.

19-Pablo Gutiérrez Vega. Profesor de la Universidad de Sevilla. Abogado Desaparecidos en Naciones Unidas.

20-Ramón López. Abogado. Histórico Militante Antifranquista.

21-Antoni Lucchetti. Abogado Derechos Humanos.

22-Fernando Magán. Abogado en la causa de la Audiencia Nacional.

23-Manuel Maroto. Investigador Derecho Penal Universidad Castilla la Mancha.

24-Antonio Martín Martín. Abogado de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Cataluña.

25-Ramón Melgarejo. Abogado.

26-Ana Messuti. Jurista argentina. Especialista en Memoria Histórica.

27-Alicia Moreno. Jurista ONG Derechos Humanos.

28-José Antonio Moreno. Abogado Foro por la Memoria.

29-Xosé Avelino Ochoa. Abogado Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de O’Grove (Galicia).

30-Amaya Olivas. Magistrada de Barcelona. Miembro de Jueces para la Democracia. Autora del Modelo para el Protocolo de Exhumaciones.

31-Bartolomé Oliver. Abogado y jurista.

32-Manuel Ollé. Profesor Derecho Penal de la Universidad Rey Juan Carlos.

33-Lluis Orri. Jurista catalán. Miembro de la Plataforma ‘Juicio a Aznar’.

34-José Luis Pitarch. Miembro UMD. Profesor de Derecho Constitucional. Presidente de Unidad Cívica por la República.

35-Miguel Ángel Rodríguez. Ponente del Anteproyecto de Ley de “Verdad, Justicia y Reparación’. Profesor de Derecho Penal Internacional de la Universidad de Castilla La Mancha.

36-Santiago Romero. Abogado.

37-Antonio Feliciano Rubio. Investigador Derechos Humanos y Pena de Muerte.

38-José Luis Serrano. Profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Granada. Escritor.

39-Giulia Tamayo. Experta Internacional en Derechos Humanos y Miembro de distintas ONG.

40-Hernando Valencia. Jurista colombiano. Experto en Derechos Humanos y Derecho Internacional.

41-Lydia Vicente. Consultora en Timor Oriental de Derechos Humanos.

42-Carlos Villán. Presidente de AEDIDH. Experto en Derecho Internacional.

43-Gloria Wilhelmi. Abogada en Barcelona. Especialista en Derecho de la Mujer.

44-Mónica Zapico. Investigador Universidad de Vigo. Especialista en Lucha contra la Impunidad.

lunes, 1 de marzo de 2010

En la cara de las víctimas


Juan Diego Botto

Público

27/02/2010

Pasará a la historia el juez Luciano Varela como el valedor de parte de las tesis del fascismo en España. Lo hará con el inestimable apoyo de los vocales de Consejo General del Poder Judicial, avales estos de las posiciones del juez instructor.

No pasará a la historia Santos, original de León, asesinado por el ejército franquista junto a otros seis hombres en las afueras de la ciudad. No pasará a la historia porque nunca nadie ha investigado ese fusilamiento extrajudicial. Ahora sabemos que, de triunfar esta sentencia que apoya las tesis de Falange Española y Manos Limpias, jamás nadie lo hará. Jamás nadie en España investigará ese crimen.

Porque lo que han dejado claro estos históricos jueces, y ésta es la cuestión central, es que la tortura, la desaparición forzosa de personas, el secuestro y robo de bebés y la eliminación sistemática de un grupo ideológico y político opuesto al poder son delitos sujetos a leyes de amnistía, delitos que prescriben y por lo tanto delitos que no deben ser investigados.

Comparten Luciano Varela, Margarita Robles y demás vocales del CGPJ las mismas tesis que los defensores de Videla en Argentina, de Pinochet en Chile, de Ríos Mont en Guatemala y de Franco en España; es decir, la validez suprema de las leyes de amnistía y el valor restrictivo de la prescripción de los delitos de lesa humanidad. Todos se oponen a los avances que la Justicia Universal ha introducido en materia de Derechos Humanos y cierran la puerta a cualquier reparación, por nimia que sea, por parte de la judicatura.

Por ello pasarán a la historia. Se pueden buscar tecnicismos o motivaciones personales para Varela y el CGPJ, puede que las haya o puede que no, pero el hecho es que la interpretación de las leyes internacionales, de la legislación en materia de delitos de lesa humanidad y de los tratados contra la tortura es lo que está en el corazón del debate. Si se quiere abofetear a Garzón se está haciendo en la cara de las víctimas del franquismo.

Pasará a la historia el juez Baltasar Garzón como aquél que, al margen de otros aciertos y desaciertos, intentó dar a las víctimas del franquismo lo que la decencia les otorga: información, reparación y dignidad. Quienes no pasarán a la historia serán los bebés arrebatados a los perdedores y entregados a familias adeptas al régimen. Sus padres jamás recibieron reparación alguna. Ahora sabemos que nunca lo harán porque en España hay cosas que no se tocan y el franquismo es una de ellas.

La mayoría de los jueces del Supremo juraron lealtad a los principios del Movimiento: esto no pasará a la historia porque un amable manto de silencio se seguirá alzando sobre nuestra modélica transición. Tan modélica que con el tiempo ha logrado hermanar bajo una misma causa a la "progresista" Margarita Robles y el "progresista" Luciano Varela con Manos Limpias y Falange Española. Nombres que quedarán unidos para siempre en los libros de historia por haberse ocupado de que nadie desatara lo que estaba atado y bien atado.