Contacta con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Escríbenos un correo electrónico a info@granadarepublicana.es

sábado, 27 de junio de 2009

¿Que es un rey para tí?

La familia de una niña de 8 años está siendo acosada por este dibujo. Pincha aquí para ver el resto de la noticia


El Rey Cigarra quedó fuera de concurso
25 Junio 2009 de Sur Republicano

La familia de la niña L.C. está siendo investigada por la Audiencia Nacional por un posible delito de injurias al rey. El dibujo titulado “El rey cigarra cara el sol y el pueblo hormiga bajo el sol” es el causante de esta investigación. L.C. participó como otros niños de su colegio en el concurso anual ¿Qué es un rey para ti?, tras observar el dibujo uno de sus profesores , miembro de Manos Limpias, decidió cursar una denuncia a la Guardia Civil por malos tratos a la niña por parte de unos padres pervertidos y rojos. Una vez analizada la obra de L.C. , la G.C. pensó que era constitutiva de delito, al ser menor la criatura y al creer que había sido inducida por sus progenitores, procedieron a investigarlos, llegando el caso a la A.N.

L.C., de 8 años, es hija de un parado de 55 años cuya prestación se agota mañana día 24, onomástica del monarca para más inri, y de una trabajadora pluriempleada y explotada de 50 años. La familia la completa una abuela que cobra la no contributiva y una estudiante de 17 años. Todos viven en una pequeño piso de alquiler desde que el padre perdió su puesto de trabajo en una entidad bancaria, debido a una grave enfermedad en la que invirtieron los ahorros de la familia, pues la demora en la SS era literalmente para morirse. La misma entidad que había absorbido el banco en el que llevaba toda su vida trabajando, le había absorbido la antigüedad, los derechos adquiridos, le dejo sin indemnización y para colmo le ejecutó la hipoteca.

La niña, cuyo coeficiente intelectual supera la media con creces, sostiene que no ha sido inducida a hacer el dibujo por ningún adulto, que ella tiene su propio criterio y que la culpa es del colegio por exigirle hacerlo cuando no tenía ningún interés en ello. L.C., amante de las fábulas, tras observar las revistas de la clínica dental que limpia su madre después de acabar su jornada de administrativa en una gran superficie, en las que felipes, froilanes, sofías y leonores viven a todo trapo, llegó a sus propias conclusiones. Esos vastagos de ociosos no tienen que compartir habitación con una abuela que se queja cada 5 minutos de que después de trabajar toda una vida sin ser asegurada le queda, palabras textuales: “una mierda de pensión”, también le dice: “para eso dio la vida mi Paco en una prisión del enano asesino, ni República, ni pensión digna, ni nada, me cago en los zánganos… si mi Paco levantara la cabeza…”

El padre arrastra una depre de camello a lo que tendrá que dedicarse si la cosa no mejora, que es lo que parece, a la madre que ya no podía con la vida sólo le faltaba la investigación, anda como una moto por la casa repitiendo a cavar un huerto, a cavar un huerto, como un mantra, refiriéndose a toda la caterva real.

Así ha ido elaborando L.C. un profundo sentimiento antimonárquico en los últimos tiempos, reforzado por los programas basura con los que se dopa su hermana porque como dice ella: con algo hay que evadirse y para otra cosa no hay. La niña ha declarado que no tiene enfermedad psíquica ninguna, que sus padres no le han manipulado y que por favor que les dejen en paz, que los programas de la tele no les comprarán la dignidad porque es lo único que les queda. L.C. sólo quiere recuperar su habitación para ella sola, que sus padres tengan un trabajo digno y bien remunerado, que se exilie la familia real y que se respete eso de la libertad de expresión y la democracia, que ya ha estudiado lo que es en la biblioteca y que está convencida de que aquí no se aplica, dice señalándose con el dedo: “para muestra un botón”. Y oír decir a su abuela riéndose: “esta niña ha salido al abuelo Paco, que orgulloso estaría de ti”.

jueves, 25 de junio de 2009

Anasagasti: "¿Por qué no se habla de los negocios del rey con Javier de la Rosa, Mario Conde, Ruiz Mateos, Prado, entre otros?"


"Una monarquía protegida por la censura” y un Rey ¿antidemocrático?

01:57h. del Miércoles, 24 de junio.

Cecilia Guzmán / elplural.com

Iñaki Anasagasti afirma que “la actual Monarquía española aparece en todas las encuestas como la institución más valorada porque se sabe muy poco de ella y lo que se sabe está diseñado para que creamos que todo el monte es orégano”. La ”conspiración del silencio”, la llama él, en la que participan políticos y medios de comunicación para seguir alimentando la idea de que es la única fórmula para que “España no se rompa”.

“Su vida privada no es nada ejemplar, sus gastos y relaciones con amigos comisionistas son impropios y su falta de responsabilidad ante el delito es algo único en una Europa democrática”, son las reflexiones sobre el Rey con las que abre Iñaki Anasagasti su libro “Una monarquía protegida por la censura”, editada por Ediciones Akal. Las vivencias y reflexiones de un hombre que durante casi dos décadas, unas seis veces al año, en su calidad de diputado portavoz del PNV acudía al Palacio Real a las cenas oficiales allí organizadas, es decir, alrededor de 100 veladas disfrutadas junto al Monarca, en “el salón Gasparini, con café y puro obsequiados por unos elegantes pajes con levita” dispuestos para la ocasión.

Las "Amistades peligrosas del Rey"

Anasagasti opina que preguntar por el Rey sin tener en cuenta “sus cacerías, sus dispendios, sus amistades peligrosas y sus negocios con Javier de la Rosa, Mario Conde, Ruiz Mateos, Manuel Prado y demás comisionistas, sin preguntar por sus aventuras extramatrimoniales o sus extrañas desapariciones en las que nadie sabe dónde está” son muestra de la censura ceñida alrededor de Don Juan Carlos y su familia. Cuenta Anasagasti que en algunas ocasiones el ex presidente Felipe González le requería para rubricar leyes y nadie tenía ni idea de dónde estaba el Rey.

"A mí me gusta la guerra"

Durante la charla con la prensa para presentar su libro en Madrid, Anasagasti confesó que el punto de partida para sus desencuentros con el monarca fue la guerra de Irak. “Vinieron a una comida en el Congreso él y la Reina –contó-. A la entrada estaba un diputado de Izquierda Unida con un cartel que ponía: “No a la guerra”. Don Juan Carlos se acercó y le preguntó: “Por qué, yo soy militar, a mí me gusta la guerra”. Estas palabras le provocaron una gran ira al portavoz del PNV, que le respondió: “¿Por qué no va usted o envía a su hijo?” Anasagasti hizo fuertes críticas desde la tribuna parlamentaria, escribió en varias ocasiones a la Casa Real, pero asegura que no le respondieron.

El Rey puede hacer la guerra o la paz

El autor de “Una monarquía protegida por la censura” retoma un artículo de la Constitución, el 63-3, donde dice que el Rey, con la autorización de las Cortes, puede hacer la guerra y declarar la paz. “Una palabra suya hubiera parado la locura de Aznar”, pero no lo hizo, dice, no asumió su responsabilidad. Anasagasti le echa en cara también al jefe de Estado que no haya hecho una sola declaración sobre la Ley de la Memoria Histórica, o que en sus discursos de fin de año no pronuncie ni una palabra en euskera u otra lengua que no sea el español.

"Una legitimidad no democrática"

“Tras ese comportamiento, que me demostró que la Monarquía no es ni útil ni ejemplar, he tratado de lograr que sus gastos sean controlados, que todo ese cortesanismo barato de genuflexiones y cabezazos” se acabe, medita en voz alta Anasagasti, para quien nada de esto tiene sentido en el siglo XXI, y, además, considera que la legitimidad del Rey no es democrática por más que aparezca en una Constitución aprobada en la lejana fecha de 1978.
Su papel el 23-F

El político vasco va más allá, y cuestiona incluso el papel que jugó Don Juan Carlos en la transición, cuando invita a rememorar el 23-F, “fecha de la que no se pudo averiguar nada” y que recuerda que ha vuelto a saltar a la luz tras la publicación del libro "del hijo del fiscal Herrero Tejedor, padrino de Suárez, que ha escrito que el Rey propició la caída de Suárez e impuso al general Alfonso Armada, uno de los grandes responsables del golpe, como segundo jefe del Estado Mayor”

Los dos peligros

El diputado del PNV Josu Erkoreka, que acompañó a Anasagasti en la presentación del libro en el Centro Cultural Blanquerna, en Madrid, en su intervención, dijo temer dos peligros: que la obra sea silenciada, como suele hacerse con toda crítica dirigida a la Casa Real, y que el autor sea descalificado, por su condición nacionalista. Según Erkoreka lo que pretende su compañero de partido es sacar de las “tinieblas predemocráticas a la Monarquía y sacarla a la luz pública para que demuestre si puede perdurar por sí misma, pero siempre desde la postura de un hombre que cree en las instituciones democráticas”.

Entrevista a Iñaki Errazkin sobre su libro Hasta la coronilla (Autopsia de los Borbones)


inSurGente 18 de Junio de 2009

(Iñaki Errazkin).- Hace más de dos meses (el 8 de abril), una amable periodista del diario Público se puso en contacto conmigo para solicitarme una entrevista sobre mi último libro: Hasta la coronilla (Autopsia de los Borbones), editado por Txalaparta. Acepté encantado, prometiendo mi interlocutora que sería publicada en los días siguientes, coincidentes en el tiempo con el 14 de abril, 78º aniversario de la proclamación de la II República. Respondí a las preguntas, me enviaron un fotógrafo, y todo parecía ir sobre ruedas. Pero pasó la fecha y muchas más, hasta que, ya en mayo, tuve conocimiento por algunos contactos en la redacción del periódico zapaterista de que, a la vista de mis respuestas, cierto comisario político-mediático con cargo de jefe de redacción había afirmado literalmente, refiriéndose a la entrevista: "Antes la veremos publicada en The New York Times".

Público:
‘Hasta la coronilla. Autopsia de los Borbones’ es un libro arriesgado en los tiempos que corren donde la censura está a la orden del día (no olvidemos el caso de la portada de ‘El Jueves’), ¿no teme represalias legales?

Iñaki Errazkin:
Quiero pensar que no las habrá, pero si las hubiera lo único que quedará patente, una vez más, es la debilidad de la democracia española, que no soporta las verdades del barquero y la emprende a palos con el mensajero.

Público:
Sorprende leer en su libro textos satíricos contra la monarquía, como los de Gustavo Adolfo Bécquer riéndose de Isabel II. En cambio, ahora el monarca se ha convertido en una figura intocable por la prensa rosa y los medios de comunicación en general…

Iñaki Errazkin:
Si hablamos de risas, realmente (nunca mejor empleado el adverbio) fue Isabel II la que se carcajeó a mandíbula batiente del pueblo que la mantenía. Los hermanos Bécquer (Gustavo Adolfo y Valerio) no hicieron más que caricaturizar aquella Corte de los Milagros plagada de friquis de la época. En cuanto al monarca irresponsable que reina actualmente, hay que matizar que “no se ha convertido” en intocable, sino que “lo han convertido”, que no es lo mismo. Y lo han hecho los partidos políticos y los medios de comunicación con la inestimable ayuda represiva de los otros dos poderes (ejecutivo y judicial). Es la conjura de los listos, todos los componentes del Estado, que quieren mantener el chiringuito sine die.

Público:
Al leer su libro, la institución de la monarquía queda completamente desmontada, ¿cuál era su intención al escribir este ensayo histórico?

Iñaki Errazkin:
Ejercer mi profesión de periodista, informando a mis lectores de aquello que se les oculta sistemáticamente.

Público:
A todas luces, hacía falta una biografía real no autorizada… Es difícil olvidarnos de la de Pilar Urbano, ¿qué opina de las supuestas declaraciones que hizo la reina?

Iñaki Errazkin:
En realidad, el último libro de Pilar Urbano sobre la reina consorte había sido autorizado por la Casa Real previamente a su edición. Luego, cuando los guardianes de la imagen borbónica vieron lo mal que quedaban las declaraciones de Sofía negro sobre blanco, vino el llanto y el crujir de dientes. El libro ya estaba en las librerías y no pudieron evitar su distribución, como hicieron con el que escribiera Manuel Prado y Colón de Carvajal, el amiguísimo, cuya edición íntegra acabó destruida.
Respecto a lo dicho por la reina, me parece un ejemplo de coherencia. Es más de derechas que Don Pelayo y esa condición se manifiesta cada vez que abre su real boca.

Público:
¿Cree que hay un sentimiento pujante por una III República? ¿Qué le hace pensar que Juan Carlos I será el último monarca en España? ¿Entonces no sería necesaria la modificación de la Ley Sálica para que Leonor pudiese reinar?

Iñaki Errazkin:
Cualquier persona aseada debería aborrecer la monarquía lo mismo que se ducha a diario, se lava las manos o se cepilla los dientes. Es una cuestión de higiene. Dicho esto, tengo la sensación de que cada vez hay más ciudadanos que reniegan de su condición de súbditos obligados, pero ya se sabe que las cosas de Palacio van despacio. Creo que la hipnosis no puede ser eterna y que antes o después volveremos a disfrutar de la forma de gobierno republicana, por otra parte, la única que puede servir de base para una convivencia en democracia. Por mi parte, deseo fervientemente que Juan Carlos I sea el último rey de España, pero también me gustaría que se descubriera lo antes posible la vacuna del SIDA. Si la dinastía de los Borbones, en su calidad de monarcas, terminase con el actual rey, Leonor sería una ciudadana más y la Ley Sálica quedaría únicamente como objeto de estudio para historiadores.

Público:
Basándose en hechos históricos relata la vida de los predecesores de Juan Carlos I, desde 1700, cuando los Borbones sustituyeron a los Austrias, ¿cómo ha llevado a cabo esta investigación? ¿Ha sido difícil la tarea de documentación?

Iñaki Errazkin:
El libro consta de dos partes bien diferenciadas: la primera, que hace referencia a los antepasados de Juan Carlos I, y la segunda, en la que se presenta al monarca al desnudo, sin manto de armiño y sin calzones. Pero, en realidad, casi todo lo que cuento en el libro ha sido publicado anteriormente, buena parte en medios extranjeros. Lo novedoso de la obra, además de en la ausencia de autocensura y en alguna aportación, está en que el lector se encuentra con el puzzle resuelto, por lo que cuando termina el libro tiene una sorprendente visión panorámica de la Corona que en nada coincide con la que le han vendido.

Público:
También desvela que la sangre real de los Borbones terminó con Carlos IV, ya que Fernando VII no era hijo suyo…

Iñaki Errazkin:
Ninguno de los hijos de la reina consorte María Luisa de Parma lo fue de su marido Carlos IV, como ninguno de los hijos de Isabel II lo fue del rey Francisco de Asís. Fernando VII era hijo del extremeño Manuel Godoy y Alfonso XII del catalán Enric Puigmoltó. Así que los Borbones actuales tienen de tales lo que les haya podido llegar por las mujeres de la dinastía, que como han vivido instalados en la endogamia, muchas de ellas llevaban también el apellido de marras.

Público:
Más de 300 años ostentando el poder, ¿hasta qué nivel puede esta perpetuidad favorecer a la corrupción?

Iñaki Errazkin:
Hasta el cielo y más allá, que diría el poeta. Cuando un cargo como el de Jefe del Estado, el más alto del país, se transmite por vía vaginal, y quien lo ejerce está blindado constitucionalmente por una “irresponsabilidad” reñida por definición con la democracia… verde y con asas.

Público:
¿Qué aspectos ocultos del rey va a descubrir el lector que se atreva a hurgar en sus páginas?

Iñaki Errazkin:
Espero sinceramente que sea mucha la gente que se atreva a leer este libro. El libro no tiene peligro alguno, son sus protagonistas los que infunden temor. En la segunda parte, la dedicada al actual rey, se narra pormenorizadamente la verdadera condición de Juan Carlos I. Quienes la lean conocerán, además, a su familia, a sus amigos, a sus amantes… Sabrán de sus negocios, de sus aficiones, de su hija primogénita, que no se llama Elena… y muchas curiosidades más.

Público:
Parece lógico que un jefe de estado tenga información prioritaria sobre asuntos políticos trascendentales como el 23-F o los GAL…

Iñaki Errazkin:
De primera mano, o sea.

Público:
¿Cuánto cuesta mantener a la familia real? Tiempos de crisis, tiempos de recortes…

Iñaki Errazkin:
El mantenimiento de la familia real tiene un altísimo coste económico y un incalculable coste moral. En las páginas de “Hasta la coronilla” quedan claros el uno y el otro.

Público:
Resulta curioso que el rey mantenga relaciones diplomáticas con países como Marruecos o Cuba, ¿verdaderamente obedecen a deberes de Estado o se deben más bien a intereses personales/empresariales? ¿Cree que el Rey es un buen diplomático?

Iñaki Errazkin:
En teoría, el rey tiene funciones de agente comercial con un único producto en su cartera: España. En la práctica, tiene sus prioridades y sus preferencias, y la República de Cuba, desde luego, no está entre ellas. Otra cosa es Marruecos, tan reino como España, con un monarca al que llama cariñosamente “primo”. La cintura diplomática del sucesor de Franco se puso de manifiesto cuando intentó acallar al Presidente de la República de Venezuela, elegido, reelegido y vuelto a elegir democráticamente por su pueblo.

Público:
¿No es un sinsentido mantener en el poder a un monarca impuesto por Franco y al mismo tiempo alabar su papel en la democracia?

Iñaki Errazkin:
¿De qué color era el caballo blanco de Santiago? La respuesta la encontrará el lector en la pregunta.

domingo, 21 de junio de 2009

Video magnífico sobre la II República

jueves, 18 de junio de 2009

Declaración de UCR (02/06/09)


Ante el procesamiento de José Antonio Barroso y ante la querella interpuesta contra el juez Garzón por intentar investigar los crímenes de lesa humanidad del franquismo

Unidad Cívica por la Republica

2 de Junio de 2009

El proceso judicial penal contra el Alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso, y el juicio al que se le pretende someter el día 2 de junio a las 11 horas en la Audiencia Nacional, constituyen un ejemplo de las graves insuficiencias de nuestra democracia. Pues se diría que la Justicia, igual que en otros conocidos casos, se mueve por motivos políticos, esto es, viste con ropaje jurídico lo que son decisiones políticas.

Se quiere castigar e inhabilitar a Barroso --y quizá también castigar a los puertorrealeños por haberle elegido democráticamente desde hace tres décadas-- debido a haber reproducido lo ya escrito y publicado en libros y periódicos por historiadores e informadores, en particular el enriquecimiento dudoso y opaco del monarca, sin que obste el que Barroso aporte ante el juez dichos libros y periódicos. Cuyos autores, por ende, no han sido objeto de reproche o condena penal. ¿No consagra el Artículo 14 de la Constitución (el primerísimo del Capítulo “Derechos y libertades fundamentales” del Título I de la misma) la absoluta igualdad ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna?

¿Es ésta la misma vara de medir justicia que la aplicada cuando el diputado Joan Tardà, en un discurso público de hace medio año, gritó “¡Muerte al Borbón!”? ¿Tienen noticia, los dignos jueces actuantes en el caso de este alcalde gaditano, de la aberrante degradación jurídica conocida como “Derecho penal de autor”, que pisotea el mencionado Artículo 14?

¿Y qué decir de que el juez de la Audiencia Nacional haya admitido las pruebas alegadas por el Fiscal para acusar en juicio al Sr. Barroso, y en cambio no admita ni la prueba documental 2ª ni la testifical que ha propuesto Barroso para poder defenderse? Con la testifical, en particular, el alcalde Barroso pretende que varias personas que han hecho públicas, en libros y medios de comunicación, diversas actividades crematísticas de Juan Carlos de Borbón, declaren en el juicio cuáles son sus bases y fuentes de conocimiento al respecto. ¿Hay temor a estas declaraciones, “temor político”? Da impresión de que se maneja por el juez un concepto de prueba “pertinente” con formato de embudo.

Preocupa igualmente a muchos ciudadanos y ciudadanas que coincida este juicio a José Antonio Barroso con la admisión por el Tribunal Supremo de la querella contra el juez Garzón interpuesta por un sindicato nostálgico de la dictadura y genocidio franquista. Dicen estos “sindicalistas”, aplaudidos jubilosamente por el PP, que Garzón sabía que no era competente para investigar los crímenes de lesa humanidad del franquismo, y que, por tanto, prevaricó al considerarse competente. El PP no da importancia a que Camps, Fabra, etcétera estén imputados como supuestos “trincones”, incluso les llama “ciudadanos ejemplares”. Pero descorcha cava si imputan a Garzón por su honrosa labor de destapar los crímenes de lesa humanidad cometidos bajo la batuta de personajes como su actual “presidente fundador”. Por su intento de hacer cierta la “tutela judicial efectiva” prescrita en el Art. 24 de la Constitución.

Hay un sector de la judicatura, bien conectado con la derechona política, que a Garzón lo echaría si pudiese a los tiburones. Y hay unos jueces que irían al infierno, si lo hubiese, por decir --para cerrar el paso a la investigación judicial de Garzón-- que el golpe de estado de 1.936 y la guerra contra el legítimo Gobierno republicano no fue un delito contra altos organismos de la nación y contra la forma de gobierno. Son jueces a los que sólo gusta juzgar a perdedores, como Saddam Husein, Milosevic, o los militares españoles vencidos por Franco, Hitler y Mussolini. Pero no juzgar a los ganadores. Quizá por eso, también, el Tribunal Supremo ha dinamitado la querella presentada por Carmen Negrín contra los diez magistrados que hicieron descarrilar la citada investigación garzoniana. Hay jueces y políticos, en fin, que creen que los asesinados por los “vencedores” contra media España, y enterrados sin nombre en fosas comunes por zanjas y barrancos, tienen, como dice la Asociación por la Memoria y la Justicia de Salamanca, el mismo status que los enterrados en las fosas de Atapuerca.

Significado histórico de la República en España


Miguel Pastrana*

UCR

16 de Junio de 2009

Un alto dirigente republicano, tal vez el mejor, Don Juan Negrín, poco sospechoso de radicalismo fácil, pero que presidió el último Gobierno —y Gobierno de Unión Nacional: republicanos, nacionalistas vascos y catalanes, socialistas, comunistas, sindicalistas y anarcosindicalistas— con la II República en guerra, y que fue de los más indoblegables defensores de la República, bastante más, desde luego que algunos otros que parecían a priori más revolucionarios y no tardaron demasiado en desertar y capitular; el Presidente —decía— D. Juan Negrín, describió ejemplarmente las aspiraciones del 14 de Abril: “lo que España quería era una República popular y democrática, inspirada en el principio de que el Pueblo ha de ser la fuente de todo legítimo poder, pero caracterizada además por un amplio contenido liberal, social y progresivo sin tope prefijado, de tal modo que dentro de un orden legal fueran accesibles los más audaces avances “ (cursivas mías). Considero ésta de Negrín una de las mejores exposiciones sobre lo que ha significado y sigue significando la Idea de República en España. Exposición que debiera bastar ya de por sí a quienes refugian su inacción republicana en el ya manido “¿qué tipo de República?”. El Presidente Negrín —nada sospechoso, insisto, de radicalismo— nos lo dijo hace ya setenta años: República “popular”, “democrática”, “liberal” —en el sentido que tenía entonces dicha palabra, muy distinto al de ahora— “social”, y ¡atención! “progresiva sin tope prefijado” de manera que fueran legalmente accesibles “los más audaces avances”. Ante ello, yo pregunto a quienes piden contenidos revolucionarios para la República: ¿es poco esto para ponernos de acuerdo y ponernos juntos a trabajar por la República —por la III República— nosotros también y también “sin tope prefijado”? Porque de este legado histórico republicano partimos y no es poco y es mucho para quien desee de veras trabajar unitariamente.

Constitución republicana de 1931 y monárquica de 1978

Hay quienes ven en la Segunda República el antecedente de nuestro actual sistema de libertades. Respetando lo que de bien intencionado pueda haber en dicha creencia, puedo compartirla solamente en lo cronológico, que no en lo político. Aun habida cuanta del tiempo —y tiempo sociológico— que las separa, una somera comparativa entre la Constitución republicana de 1931 y la monárquica de 1978 todavía en vigor, nos basta para constatar la muy superior calidad democrática de la primera y consecuentemente, de la República respecto a la Monarquía Parlamentaria que aún nos gobierna. Cabe decir que en muchos aspectos, y aspectos esenciales, la Constitución monárquica de 1978 es notablemente más atrasada que la republicana de 1931. Así en cuestiones como la Paz, cuando el artículo 6 de la Constitución republicana estipula que “España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional”, la Economía, ahora tan justamente en primer plano, y de la que el artículo 44 de 1931 refiere que “toda la riqueza del país, sea quien fuere su dueño, está subordinada a la economía nacional” y que “la propiedad de toda clase de bienes podrá ser objeto de expropiación forzosa” y “de socialización”, así como los servicios públicos y las explotaciones que afecten al interés común, objeto de nacionalización, y las industrias y empresas, de intervención estatal “cuando así lo exigieran la racionalización de la producción y los intereses de la economía nacional”. En Cultura y Educación, la Constitución republicana, en su artículo 48, refiere, entre otras cosas, “que la enseñanza será laica, hará del trabajo el eje de su actividad metodológica y se inspirará en ideales de solidaridad humana”. El artículo 25 señala que el Estado republicano “no reconoce distinciones y títulos nobiliarios” y el 26 que “no mantendrá, favorecerá, ni auxiliará económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas” y las prohíbe “ejercer la industria, el comercio o la enseñanza”. A su vez, el artículo 27 garantiza “la libertad de conciencia y el derecho de profesar y practicar libremente cualquier religión” con “el respeto debido a las exigencias de la moral pública” así como el “derecho a ejercer sus cultos privadamente” debiendo las manifestaciones públicas “ser autorizadas, en cada caso, por el Gobierno”. He creído oportuno referir textualmente estos párrafos de la Constitución de la II República española, no solo como parte del Homenaje que hoy le rendimos, sino para señalar también la vigencia de los postulados republicanos en materias tan de actualidad como la Economía, la Educación y la separación Iglesia-Estado. Si la República de hace 78 años era ya superior en todos estos aspectos al actual régimen monárquico... ¿qué no será entonces la III República?

La batalla por la Memoria Histórica

Ello me reconduce a la cuestión crucial de la Memoria. De la Memoria Histórica. No es casual la dura lucha en este terreno. Es asunto de gran calado. La asunción plena de la Memoria republicana conduce tan lógica como ineluctablemente al cuestionamiento de un sistema monárquico surgido del franquismo y a la Restitución republicana como culmen de una Reparación plena de la Legalidad vulnerada. Es algo ya en marcha, que esta sucediendo a día de hoy, y que explica la creciente y virulenta oposición de los sectores reaccionarios. Saben —como lo sabemos nosotros— que la mejor Memoria, el mejor Homenaje a la Segunda República española, es la Tercera.

La llamada Ley de la Memoria Histórica ha generado algunas comprensibles disensiones en el campo memorialista y republicano. Dichas disensiones pueden y deben ser salvadas con un mínimo esfuerzo por parte de todos. Ha de partirse —como creo partimos todos— de la base de que la Memoria Histórica ni empieza ni termina con dicha Ley. Que es un punto y seguido, y no un punto y final. Cualquiera sea la valoración que nos merezca la Ley, estamos de acuerdo en que debemos avanzar hacia la consecución de una Memoria Histórica Integral en la línea fijada por los “Trece Puntos Mínimos” que las organizaciones sociales y políticas republicanas presentaron en 2006 y que contemplan la condena del Régimen franquista, la nulidad de sus procesamientos, la imprescriptibilidad de sus crímenes, el derecho a saber, el derecho a la Verdad, la Justicia y la Reparación, y la obligación administrativa a todos los niveles en las labores de localización e identificación de la víctimas, así como la retirada de la simbología y toponimia franquistas. En eso estuvimos todos de acuerdo en 2006, seguimos de acuerdo en 2009, y sobre ese acuerdo se pueden salvar, y salvaremos —lo estamos haciendo ya— las divergencias surgidas en la memorialística republicana. Es menester.

Articular una mayoría social

Nuestra Memoria, como nuestra bandera tricolor, es Unitaria, y no excluye ninguna sigla ni bandera que esté por la República democrática. Antes bien, las aúna. Es —debe ser— puente de Unión de quienes trajeron juntos la República, la defendieron juntos, y han de volver a estar juntos para volver a traerla. Sirva también esta efeméride y este acto para invitarles, para animarles a sumar su esfuerzo al Proceso de Construcción republicana en el que deseamos estén, necesitamos estén, y deben estar. Un cambio de Régimen —como lo fue el 14 de abril de 1931— no lo consiguen sólo unas siglas, ni dos, ni un partido, ni dos. Es necesario articular una mayoría social. Una Hegemonía. Una Conciencia. Por eso la necesidad del trabajo en la calle, de la Pedagogía y Cultura republicanas a todos los niveles, de la labor de base. La III República española, óigase bien, no es una cuestión sólo de partidos políticos —que también— sino, antes, de ciudadanos y ciudadanas. Repito: de ciudadanos y ciudadanas.

La importancia del republicanismo

Lo republicano no es marginal en el Proceso de transformación política y económica de nuestra sociedad. Es esencial. Afortunadamente, esta percepción va poco a poco abriéndose camino entre las conciencias políticas avanzadas. La República ha de pasar de excusa a imperativo, de orla a armazón, de nostalgia a confianza, y de pasado a futuro que hacemos en el presente. Que construimos hoy.

La unidad de acción republicana

Se habla mucho de la Unidad de Acción republicana, se está de acuerdo en ella, y se han dado pasos positivos. Son necesarios más. Reforzar la organicidad y articulación Unitaria. La clave de la Unidad es siempre la capacidad de supeditar, que no olvidar ni desterrar. De ser conscientes de lo que requiere prioritariamente cada fase del Proceso de Construcción y saber distinguir esas fases. Evitar la susceptibilidad y acendrar el sentido de la responsabilidad. Tener noción de que se lucha por algo que excede el marco personal y partidario y que es de interés colectivo. De Justicia para millones. Y tener altura de miras.

Consecuencias de la desunión

La Unidad de Acción trajo la II República un 14 de abril, y la desunión —la Traición— acabó con ella un 5 de marzo, cuando aún resistía a nazis y fascistas. Me refiero —claro es— al “Golpe” de Casado, Besteiro y Cipriano Mera, que derribó al legítimo Gobierno de Unidad del doctor Negrín, deshizo a tiros el Frente Popular, y entregó la República —que disponía todavía de 500.000 kilómetros cuadrados de territorio, incluidas Madrid y Valencia, y medio millón de hombres en armas— cautiva a Franco y sus verdugos. Conviene no olvidar tampoco hoy aquella otra fecha —el 5 de marzo de 1939— en el año en que se cumplen 70 de aquella traición —aquella mezquina desunión— que liquidó la República del 14 de abril. Tengamos también presente hoy esa enseñanza histórica.

Cada republicano y cada republicana, un espejo de la III República

Piénsese que la III República, que entre todos y todas estamos construyendo, tiene, a día de hoy, un portavoz, un embajador, en cada uno de nosotros. Cada republicano y cada republicana, en su actividad pública, ya sea política, cultural o científica, es un espejo vivo de la República que deseamos, y un espejo —permítaseme la expresión— de Virtud. La famosas virtudes republicanas: honestidad, solidaridad, austeridad... A eso se le llama “predicar con el Ejemplo”, y el Ejemplo, compañeros y compañeras, no lo dudéis, es siempre revolucionario.

Crisis sistémica y superación con la III República

Hay quienes piensan que la cuestión republicana debe pasar a un segundo plano en estos tiempos de urgencias económicas. Nuestra opinión es exactamente la contraria. Hoy más que nunca la cuestión —la solución— republicana y de III República ha de estar en primera línea. La Crisis actual, como la de 1929, es sistémica. La respuesta ha de serlo también. Como lo fue en España en 1931. Nada casualmente, apenas dos años después del “crack”. La respuesta a esta nueva Crisis, en España, se llama Tercera República. República democrática, federal, laica, solidaria y participativa. No basta con parchear el actual Sistema. El problema no es sólo económico. También social, político, cultural, ético, cívico... La solución debe serlo igualmente. Un nuevo Sistema y Sistema alternativo al capitalismo que nos ha conducido a la presente situación. Ese nuevo Sistema —volvemos a decirlo— es la República, que en su concepción plena, al situar a los ciudadanos en el eje de toda decisión que afecte a la colectividad es, insistimos, un modelo alternativo al capitalismo y modelo que prevé la planificación democrática de la economía, la preeminencia de lo público y, en definitiva, el Bien Común y la Justicia Social en un marco de desarrollo sostenible. Eso es la III República. El clásico trígono “Libertad, Igualdad, Fraternidad”. Ninguno de esos elementos puede faltar, si verdadera, en la República.

Idea republicana y federal de España

La Propuesta republicana es, históricamente y por antonomasia, una propuesta integral para España. Conviene recordarlo de vez en cuando. Integración federativa y, por supuesto, VOLUNTARIA y democrática, en una Idea —idea y realidad— plurinacional que se llama España y de la que no debemos los republicanos tener miedo de hablar y defender, como de ella hablaron, defendiéndola, Pi y Margall, Pablo Iglesias, Azaña, José Díaz, Negrín... Porque su España, la nuestra, la España republicana, era, y es, muy distinta a aquélla de charanga y pandereta, de cartón piedra, sacristía y paredón, que los sublevados contra la II República enarbolaron como estandarte y se empeñan algunos en mantener aún hoy. Frente a ella, los republicanos históricos no se dejaron arrebatar su Idea de España en cuarenta años de Exilio, aquella España Peregrina. No la perdamos nosotros en treinta de Monarquía. No debemos dejarnos arrebatar las palabras y, a su través, los conceptos. Las Ideas. Observo el fenómeno como escritor. Y observo cómo en países ejemplo de Dignidad, República y Alternativa al capitalismo que todos, o casi todos, alabamos, no tienen miedo a esas palabras, y se dicen, con la noción de quien le da contenido cierto, y cuando hablan de país, y de patria, hablan de Pueblo Soberano y Derechos Colectivos, como hablaban Pi y Margall, Pablo Iglesias, Azaña, José Díaz, Negrín, y así ese patriotismo, que es el verdadero, como explicaba Don Antonio Machado, y no el de los fascistas ni el de los chouvinistas, ese patriotismo —decía— del Pueblo Trabajador, es por naturaleza internacionalista —a las pruebas me remito— y bien puede ser —volver a ser— nuestro patriotismo republicano. El mío, desde luego, lo es.

¿Por qué la III República?

Yo no quiero aquí extenderme —bastante lo estoy haciendo ya— sobre razones de peso a favor de la III República por casi todos conocidas. Sobre cómo la Monarquía fue impuesta por Franco, sobre cómo es éticamente inaceptable que la Jefatura del Estado sea una posesión familiar que conlleva que los españoles y españolas seamos bienes heredables para esa Familia. De los tejemanejes y opacos negocios que hacen de Juan Carlos I una de las principales fortunas del mundo, cuestión para algunos baladí, pero acaso no para millones de parados y trabajadores en precario. Y la Corrupción, y la enojosa coacción pública de la Jerarquía católica, y la falta de independencia judicial y de transparencia, y de Democracia Participativa, consecuencia todo ello de un Régimen —el actual— fruto del obligado maridaje con el tardofranquismo, y ahí si no el inaceptable tutelaje —artículo 8 de la vigente Constitución— de las Fuerzas Armadas. Y digo esto como quien fue militar profesional durante casi nueve años y con Hoja de Servicios limpia, y lo dicen, también, militares ejemplares, al servicio del Pueblo y la República, como el coronel D. Amadeo Martínez Inglés o el comandante D. José Luis Pitarch, plenamente conscientes de cuan distinto ha de ser el papel de la Fuerzas Armadas en una III República española que apostará decididamente por la Paz.

Algunos contenidos de la III República

Baste por ahora señalar que la III República significa más Democracia, Regeneración, avance en los derechos sociales y marco para avances ulteriores. Quienes hoy aquí represento, apostamos convencidamente por la ya enunciada República democrática, federal, laica, participativa y solidaria, que preconizando la libre federación, reconozca el derecho de autodeterminación de los pueblos que conforman el Estado según lo recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Tercera República federal donde esos mismos Derechos Humanos, en sus tres generaciones (Derechos Políticos, Económicos y Medioambientales), efectivos y exigibles por Ley, sean el referente de toda acción de gobierno, y donde funcione una Justicia verdaderamente independiente del Poder Ejecutivo. Tercera República cuya práctica política sea la Democracia a todos los niveles y en todos los ámbitos, con epicentro en una Ciudadanía preparada, informada y consciente de sus Derechos (y también Deberes) cívicos. Ése es el Ideal por el que trabajamos.

La cuestión religiosa

Dejo para el final la ineludible cuestión religiosa, mencionada antes sólo de pasada. Quiero hablar de ello con la noción de causa que, pienso, me dan mis buenas amistades con cristianos de base —sacerdotes incluidos— y cristianos y católicos republicanos y aun anticapitalistas. He prologado algunos de sus escritos y puedo por ello afirmar que lo que yo aquí ahora digo, lo dicen también ellos públicamente: la III República debe ser un Estado Laico (no aconfesional: laico) con separación efectiva entre la Iglesia y el Estado y fin de los privilegios de la Iglesia Católica en materia de financiación y Educación, acabando con la utilización de recursos públicos para promover campañas en contra de las decisiones soberanas del Parlamento, ya en materia de educación, investigación, avance científico y prevención de enfermedades, como en contra de los derechos de la mujer en materias de igualdad y aborto.

El problema religioso no se soluciona metiendo en las aulas públicas dos, tres, o trescientas religiones más. Así, objetivamente, se complica. Se soluciona sacando todas —la católica a la cabeza— de la Educación Pública, y devolviéndolas —me atrevería a decir que restituyéndolas— al lugar de donde surgieron y donde deben estar: los templos y los corazones de los creyentes. Ahí tienen todo el derecho a estar. No en el erario, ni en la Educación, ni en la Política públicas. Que la religión católica esté —como está de facto en esta Monarquía— promovida y financiada por el Estado, es sencillamente, no ya antirrepublicano, sino anticristiano. Anticristiano. Fue el propio Jesús quien afirmó que su reino “no era de este mundo”. Mal ha seguido su Ejemplo la Jerarquía católica, olvidando cuanto de liberador e igualitarista tenía la doctrina original.

Derecho a decidir de la ciudadanía

Termino hablando sobre la Transición. No voy a entrar en detalles ni juicios. En Transición seguimos hoy día. Cualquiera sea nuestra valoración de lo sucedido en España entre 1975 y 1982 —y al decir esto quiero tender, con plena consciencia, una mano a personas que pueden sumarse al Proceso republicano Constituyente— hemos de admitir, si somos honestos, que cuestiones fundamentales, por los motivos que fueren, se hurtaron entonces a la decisión democrática y directa de la ciudadanía. Cuestiones como el modelo de Estado. Hoy, más de treinta años después, ya sin “ruido de sables”, y en el siglo XXI e integrados en la Europa política, esas decisiones, si somos de verdad —como proclamamos— demócratas, no pueden hurtarse por más tiempo. Hace falta un Referendo Monarquía-República con todas las garantías. La Ciudadanía tiene Derecho a decidir, y quien niegue este Derecho, no lo tiene a llamarse demócrata. Así de fácil. El Pueblo tiene Derecho a tomar la Palabra. Y eso —Palabra que toma el Pueblo, y Pueblo que toma la Palabra— es la República.

*Miguel Pastrana (El Puerto de Santa María, Cádiz, 1975) Fue obrero y después, durante ocho años, militar profesional. Actualmente es trabajador funcionario del Ayuntamiento de Madrid y desempeña su labor en un colegio público de Lavapiés.

Es miembro de la Dirección Federal de la asociación cultural Unidad Cívica por la República (UCR). Tiene varios premios literarios en su haber, entre ellos el “Manrique de Lara” de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, y ha publicado los poemarios Trilogía del Centurión (XVI Premios de Poesía “Searus”, 1994) y Lisboa (Ediciones de la Asociación de Escritores y Artistas, 2008) También, y con subvención del Ministerio de la Presidencia de España, ha publicado el ensayo Tres poetas-soldados del Pueblo (Arturo Serrano Plaja, José Herrera Petere, Miguel Hernández) (Cuadernos del Club de Amigos de la UNESCO de Madrid, 2007).

Ha colaborado en conocidas revistas literarias y en periódicos como Mundo Obrero, y prologado las ediciones de Memoria Histórica Militares progresistas en España: de Riego a la Unión Militar Democrática (UMD) y Cristianos contra Franco, crónica de una lucha: años 60 y 70 (Cuadernos del CAUM, 2007), trabajos que contaron igualmente con el apoyo del Ministerio de la Presidencia. Ha realizado también el ciclo radiofónico “Escritores de la España Leal”, Poetas de la República en Radio Vallekas. En este año 2009 ha sido incluido en Poesía Capital, Antología del Madrid contemporáneo (Editorial SIAL). Fue Presidente de la Sección “Viento del Pueblo” de Literatura del Ateneo de Madrid (2007-2008) y actualmente forma parte de la minoría regeneracionista y unitaria en la Junta de Gobierno de dicho Ateneo.

miércoles, 10 de junio de 2009

Cuenta para recaudar fondos en solidaridad con José Antonio Barroso, condenado por injurias al Rey.


El Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó al alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso, a pagar una multa de 6.840 euros por un delito grave de injurias al Rey, cometido en abril de 2008 cuando, en una charla ofrecida en Los Barrios y organizada por el Ateneo Republicano, calificó al monarca español de “corrupto” e “hijo de un crápula”, entre otros, y le atribuyó una “acostumbrada vinculación etílica”. Se ha abierto una cuenta de solidaridad con el Camarada Barroso. La cuenta en CAJASOL: IULV-CA, entidad: 2106, sucursal: 1286, DC. 62 c/c nº 2125628224.

El juez Vázquez Honrubia ha sentenciado al alcalde de Puerto Real a pagar una multa por “excederse y mucho en su crítica política al Rey”. La respuesta del camarada Barroso fue: “estoy alegre pero condenado”.

El coordinador provincial de IU, Manuel Cárdenas, aclaró que la iniciativa solidaria “no surge para ahorrarle a Barroso el pago de la multa, sino para hacer partícipe de la causa a todos los que creemos en los valores republicanos y en un sistema de estado más democrático”.

Cárdenas no comparte la sentencia de la Audiencia Nacional, pendiente aún de recurso y asegura, no obstante, que en el transcurso del juicio “quedó más que demostrado que lo que se juzgaba era el derecho a verter opiniones políticas sobre la figura de la monarquía y sobre la dinastía de los Borbones” y añade que la sentencia supone en el fondo, “un atentado a la libertad de expresión y de ideas, que en esta ocasión se ha cebado en la persona del compañero Barroso”.

La Dirección Provincial confía en “la solidaridad de todos aquellos que se sienten republicanos y ven en la condena a Barroso una forma de censura a nuestros ideales; se trata de hacernos partícipes de la condena”, puntualiza el coordinador provincial.

La cuenta de IU ‘Solidaridad con Barroso’ es la siguiente: 2106 1286 62 2125628224 (Cajasol).

"Barroso no fue puesto por el rey a dedo, pero el rey si fue puesto a dedo por Franco"


Antonio Romero critica la sentencia contra el alcalde de Puerto Real y asegura que "Barroso no fue puesto por el rey a dedo, pero el rey si fue puesto a dedo por Franco"

11:17h. del Miércoles, 10 de junio.

laRepublica.es

Despues de que el juez central de lo penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, diera a conocer más detalles de la condena impuesta al alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso, que deberá pagar una multa de 6.840 euros por un delito de injurias a la Corona, el Coordinador de la Red de Municipios por la Tercera República, Antonio Romero, en declaraciones a laRepublica.es aseguró que "las sentencias judiciales se acatan, pero se critican y se analizan, experiencias que yo he seguido como portavoz de Interior y Justicia del Grupo Parlamentario en el Congreso durante varios años".

Para Romero, hay varias afirmaciones "que no se sostienen en la sentencia contra Barroso", como es aquella en la que se asegura que con el Codigo Penal de la República Barroso habría ido a la cárcel. "Hacer esta afirmación sin decir a continuación que el Presidente de la República tiene que dar cuenta de sus actos, no como el Rey, es muy grave".

"Además del hecho de que el Presidente de la República tiene un origen legítimo del que carece el Rey", continuó Romero, quien recordó que "el Presidente de una República se somete a las urnas periódicamente, y el Rey no. Por tanto, esta es una comparación sesgada".

"Es cierto que todas las Repúblicas tipifican como delito las injurias al Jefe del Estado, pero los Presidentes no están blindados ni son irreponsables jurídicamente como este Rey".

"Hay una segunda afirmación que dice que es más reprobable su actuación por el hecho de ser Alcalde, pero omite que Barroso no es alcalde por la gracia del Rey, tal y como Franco era Caudillo por la gracia de dios". "Barroso es alcalde porque lo han elegido los ciudadanos de Puerto Real".

Romero recuerda que "Barroso no fue puesto por el rey a dedo, pero el rey si fue puesto a dedo por Franco", por tanto "Barroso no tiene legitimidad monárquica, sino democrática".

El líder republicano recordó también que "los Ayuntamientos son Estados, por tanto pueden opinar sobre el modelo de Estado", y criticó que tengamos una "cúspide del Estado cortijero, que se hereda de padres a hijos y que implica, por tanto, corrupción ética y política".

miércoles, 3 de junio de 2009

Crápula, un hombre que lleva un vida de vicio y libertinaje

La Audiencia Nacional multa al Alcalde de Puerto Real

Pincha en Audiencia Nacional para acceder a la noticia

Encuentro en Madrid

Convocatoria: ENCUENTRO AFILIADAS/OS, Unidad Cívica por la República.

Estimadas/os compañeras/os: Desde éste núcleo de compañeros de UCR –Madrid región, pensamos en la necesidad de CELEBRAR UN ENCUENTRO de compañeras/os de UCR de todo el Estado, al objeto de cambiar impresiones, de reflexionar acerca del momento, de las circunstancias actuales, desde el punto de vista social, cultural y también político, del movimiento republicano y de la actividad, que pensamos ha sido intensa, en todo el Estado, tanto de movilizaciones, conferencias, charlas respecto al 70 aniversario del final de la Guerra Civil, el 78 de la II República, el impulso en relación a la III República, al tiempo que, por asi decir, el ESTANCAMIENTO del desarrollo, la aplicación de la MEMORIA HISTÓRICA, etc.
OS PROPONEMOS REALIZAR éste Encuentro el:

PRÓXIMO día 20 de Junio del 2009, sábado, a partir de las 10,30 h., en Madrid, en el local social de UCR, C/ Alameda nº 5, 2º izq.

El Encuentro, obvio es decirlo, lo enmarcamos en la preparación de la Asamblea General Extraordinaria, por un lado y , por otro, con la propuesta de temas a tratar de la manera siguiente:
1.-Balance de actividades en estos meses y situación del movimiento republicano
2.-Estrategia social y política de UCR
3.-Situacion organizativa de UCR

Nota: Seria aconsejable, que desde cada territorio, pudieseis asistir algunos compañeros y al tiempo, acompañaseis o enviaseis por correo electronico un balance , por asi decir, donde se recogiesen las actividades e iniciativas que se tengan llevadas a cabo durante estos meses pasados, en especial el del mes de Abril de este año.

lunes, 1 de junio de 2009

Acta de la Asamblea General Ordinaria de UCAR-Granada (07/05/09)



Acta de la Asamblea General Ordinaria de UCAR-Granada

7 de mayo de 2009.

Asociación Manjoniana-Restaurante Sierra Blanca.

1. Lectura y aprobación del acta de la sesión anterior (marzo 2007).


El secretario procede a leer el documento, siendo aprobado en votación por todos los presentes.

2. Examen y aprobación, si procede, de las cuentas del ejercicio anterior.

El tesorero explica las cuentas, basándose en el cuadro de ingresos y gastos repartido a todos los asistentes, manifestando además su disponibilidad a mostrar las facturas acreditativas de los mismos.

Tras el preceptivo turno de preguntas, las cuentas son aprobadas por los socios, sin ninguna objeción.

3. Examen y aprobación, si procede, de los presupuestos (ingresos y gastos).

El presidente repasa los presupuestos, solicitando un socio el porqué de dejar cuadrados los presupuestos (saldo cero). A continuación son aprobados por el voto afirmativo de los presentes.

4. Examen de la memoria de actividades.

Nuestro presidente repasa las actividades realizadas, informando el vicepresidente de nuestra participación en la Coordinadora Republicana de Granada y en las II Jornadas Republicanas, celebradas el pasado mes de abril.

5. Aprobación del programa de actividades del año en curso.

Algunos socios manifiestan su oposición a celebrar tantos actos en el cementerio de Granada, proponiendo descargar al cementerio de conmemoraciones.

Se propone superar la dicotomía existente entre actos de homenaje y charlas de personalidades, realizando además debates o mesas redondas sobre temas de actualidad, entroncándolos con la Tercera República.

Es mayoritaria la petición de orientar nuestro calendario de actividades a jóvenes y a universitarios, en general.

Una socia comenta que debemos reclamar la reforma constitucional, cómo primer paso del proceso constituyente hacia la República.

El vicepresidente informa de la intención de contar con el profesor José Luis Pitarch para el próximo mes de octubre, aprovechando la presentación de su nuevo libro. También se refiere al desaprovechamiento de alguno de nuestros socios, cómo el profesor y escritor José Luis Serrano, al que podríamos solicitar que colaborara en alguna actividad.

Se menciona además la posible integración en UCAR de la asociación Granada por la República, manifestando que los miembros de esta organización deberán afiliarse a la nuestra de uno en uno, rellenando la ficha correspondiente.

Varios afiliados reclaman una mejora en la política de comunicación de la asociación, solicitando la creación de un área de comunicación encargada de revitalizar nuestra presencia en la red. Acuerdan participar en esa nueva área Luis Romero Vega, Hilario Sánchez Díaz y José María García Labrac.

6. Renovación de la Junta Directiva.

Tras las propuestas y votaciones de rigor, la Junta Directiva queda conformada así:

Presidente: José Luis García Puche.

Vicepresidente: Baltasar Garzón Garzón.

Secretaria: Eva Martínez Leyva.

Tesorero: José María García Labrac.

Vocales: Alfonso Bejarano Franco, Lola Ruiz Doménech, Laura Rodríguez Mejías, José Miguel García López.

Sin más novedad, se levanta la sesión al filo de las 10 de la noche.